Remolque de bicicleta para niños

Un remolque de bicicleta para niños es un remolque de bicicleta diseñado específicamente para transportar niños, por lo que se construyen pensando en la comodidad y seguridad del pasajero, de tal manera que tienen un centro de gravedad bajo y ruedas más espaciadas para aumentar la estabilidad en las curvas. Los remolques de bicicleta para niños suelen llevar cubierta a prueba de lluvia, asiento acolchado y cinturones de seguridad.

Remolque de bicicleta para ninos

Características de los remolques de bicicleta para niños

Los paseos en bicicleta, además de ser un buen ejercicio para los padres de familia, son una excelente ocasión para la convivencia familiar y la iniciación de los pequeños en el amor a la vida al aire libre. Pero siempre se debe tomar en cuenta, antes que nada, la seguridad y comodidad de los pequeños, para que la experiencia sea gratificante y sin mayores percances.

Los remolques de bicicleta para niños permiten a los pequeños disfrutar del paisaje, el aire libre y la sensación de la velocidad mientras viajan con sus padres, seguros y tan cómodos que incluso pueden dormir.

Los remolques de bicicleta se ajustan a la parte trasera de la bicleta para ser remolcados por ella. Son una de las formas más seguras de transportar a los niños mientras se anda en bicicleta, ya que se construyen pensando en la comodidad y seguridad del pasajero, por lo que tienen las ruedas más espaciadas para aumentar la estabilidad en las curvas y un centro de gravedad bajo, por lo que el conjunto es más estable.

Los remolques de bicicleta para niños pueden ser de una o más ruedas, pueden servir para llevar 1 o 2 niños pequeños y suelen llevar cubierta a prueba de lluvia, asiento acolchado, habitáculo reforzado y cinturones de seguridad.

Algunos modelos de remolques de bicicleta para niños son polivalentes, y pueden ser convertidos en carritos de bebé, lo que resulta muy útil para pasear al niño una vez llegados al destino.

Comparativamente con las sillitas de niño para bicicleta, los remolques son más estables, ya que la silla, además de desequilibrar la bicicleta de una manera importante, puede resultar molesta para el ciclista, sobre todo cuando va instalada al frente. Otra de las ventajas de los remolques de bicicleta es que los movimientos de los niños no desestabilizan al ciclista, como sucede con las sillitas de niño para bicicleta.

Tampoco hay peligro de que las manos o los pies de los niños se introduzcan por accidente entre los radios de las ruedas, ya que por la distancia es imposible que los alcancen, puesto que la distancia mínima entre la rueda trasera y el remolque es de entre 30 a 60 centímetros. En caso de accidente, la caída del pequeño es desde poca altura, ya que el remolque rueda a baja altura, casi a ras del suelo.

El ciclista debe tener la precaución de tener en cuenta que el ancho del remolque es mayor que el de la bicicleta, por lo que debe considerarlo para evitar bordes e irregularidades del camino. Si no se va con cuidado, alguna de sus ruedas puede salirse de la calzada, golpear contra un bordillo en un giro brusco o coger un bache bruscamente.

Los remolques de bicicleta para niños generalmente soportan un peso máximo de 40 kilos y cuentan con una estructura que ofrece protección al habitáculo en caso de vuelco, pero como lo primordial es la seguridad de los niños, éstos deben usar siempre el casco de protección e ir bien sujetos con el cinturón de seguridad.

En algunos países está prohibido circular con remolques infantiles, o utilizar sistemas para arrastrar personas mediante una bicicleta por la vías pública, por lo que antes de visitarlos y contemplar la posibilidad de su uso, es necesario asegurarse de que está permitido y reglamentado.

Los comentarios están cerrados.