Pedales automáticos

Los pedales automáticos son los pedales para bicicleta más evolucionados y consisten en un sistema de enganche automático que sujeta la zapatilla al pedal e impide que se suelte al levantar el pie, pudiéndose liberar mediante un movimiento lateral. Existen varios estándares de pedales automáticos, siendo los más extendidos el sistema Shimano SPD y el sistema Look, el primero que surgió en 1984 de la mano de Bernard Hinault.

Pedales automaticos

Características de los pedales automáticos

Uno de los principales componentes de una bicicleta son los pedales, que se componen básicamente de dos partes:

  • Eje: la parte que va sujeta a la biela.
  • Apoyo: donde se colocan los pies para pedalear.

Desde el inicio de la bicicleta los pedales han evolucionado de manera importante, ya que en un principio se fabricaban en madera o en metal. Actualmente, además de que se emplean materiales de alta tecnología como plásticos, aleaciones de diversos metales y fibra de carbono, también existen muy diversos estilos de pedal.

Entre la gran cantidad de innovaciones dentro del mundo del ciclismo, una de las más importantes ha sido el desarrollo de los pedales automáticos ya que con ellos se optimiza el pedaleo, puesto que permiten una aplicación constante de fuerza durante el giro completo del pedal, proporcionando una mayor eficiencia en el pedaleo.

Con los pedales automáticos el pie queda enganchado al pedal y puede aplicar esfuerzo durante la subida del pedal, superando con mayor facilidad los puntos muertos. Esto es posible gracias a que cada pedal cuenta con un enganche que va directamente a la zapatilla y no se desengancha al levantar el pie. Para desengancharse del pedal automático es preciso realizar un determinado movimiento lateral. En la actualidad, los pedales automáticos han reemplazado casi por completo a los rastrales o calapiés.

Algunos pedales automáticos ofrecen la posibilidad de emplearse también como pedales convencionales cuando el usuario así lo requiera. Algunos otros permiten un cierto ajuste para regular la dureza del agarre, así como para permitir una cierta libertad angular de movimiento.

Existen en el mercado varios estándares de pedales automáticos, siendo los más extendidos el sistema Shimano SPD y el sistema Look. Los primeros en salir al mercado fueron los pedales Look, basados en la tecnología de las fijaciones de esquí y desarrollados en 1984 conjuntamente con Bernard Hinault. Además de Look y Shimano, otros fabricantes han producido sus propios diseños de sistemas de pedales automáticos, como Time, Speedplay, BeBop, Campagnolo, Coombe o Crank Brothers.

Respecto a las zapatillas, para utilizar pedales automáticos es muy conveniente que sean rígidas para evitar que se doblen al momento de hacer presión y poder fijar sólidamente las calas.

Los comentarios están cerrados.