Orientarse con un reloj de pulsera de agujas

Un reloj de pulsera de agujas resulta muy útil para orientarse con facilidad. Para ello sólo es necesario conocer la hora solar y que haya sol, ya que alineando la manecilla horaria hacia el sol, el punto medio entre la manecilla de la hora y las 12 coincide con el Sur. Si el reloj de pulsera dispone de bisel giratorio con los puntos cardinales la tarea se facilita, ya que orientando el bisel obtenemos las direcciones como si fuerse una brújula.

Orientarse con un reloj de pulsera de agujas

Cómo orientarse con un reloj de pulsera de agujas

Podemos utilizar un reloj analógico y la posición del sol para encontrar el norte con facilidad. Para orientarnos con las manecillas de un reloj de pulsera, alinearemos con precisión la manecilla de las horas hacia el sol, de tal manera que el punto medio entre la manecilla horaria y las 12 nos indicará el sur. El norte obviamente estará en dirección opuesta.

Este método es para el hemisferio norte, ya que en el hemisferio sur es la cifra 12 la que debe apuntar hacia el sol, y el punto medio entre la manecilla horaria y las 12 nos indicará el norte.

Este método para ubicar las direcciones de la brújula usando un reloj de pulsera de agujas ha sido publicado en muchos libros de supervivencia a lo largo de los años y aún sigue siendo el mismo. La técnica es fácil de aprender y sencilla de aplicar.

Nos podremos orientar con este sistema siempre que haya sol y nos encontremos en una zona latitudinal templada, aunque dependiendo de la hora y la fecha del año la orientación será más o menos precisa. Por ejemplo, si el sol está muy alto resultará difícil orientarse hacia él, lo que puede ocurrir en verano en las horas centrales del día o en lugares cercanos a los trópicos. En la zona intertropical de ambos hemisferios la dirección variará según la época del año y en determinados momentos no se produce sombra ninguna.

Debe hacerse notar que para poder orientarnos, el reloj debe marcar la hora solar. En algunos países y por diversos motivos que tienen que ver con el ahorro de energía, los horarios de trabajo y otros, la hora oficial difiere de la hora solar, en ocasiones 1 hora menos en invierno y 2 horas menos en verano.

Si el reloj cuenta con bisel giratorio la tarea se facilita. El bisel de un reloj de pulsera es un componente en forma de aro donde va encajado el cristal. Los biseles de los relojes de pulsera han evolucionado desde que consistían en un anillo de metal destinado a fijar y proteger el cristal, hasta los usos más funcionales de los biseles giratorios.

Muchos relojes de pulsera actuales se fabrican con biseles diseñados para cumplir diversas funciones, siendo los más comunes los biseles para buceo, los biseles para segundo uso horario, los biseles con taquímetro y los biseles con rosa náutica.

Los biseles con rosa náutica, también denominada rosa de los vientos o compás marino, los llevan los relojes destinados a aplicaciones donde la orientación es esencial, como la navegación marítima y aérea. Este tipo de bisel está graduado con los 360° del círculo y cuenta con las marcas de N, S, E y W correspondientes a los puntos cardinales.

Los biseles con rosa náutica sirven como brújula para orientarse con bastante facilidad, en cualquier situación que lo requiera. Una vez alineada la manecilla horaria hacia el sol, colocando el bisel con el S en la bisectriz del ángulo formado por la manecilla de las horas y las 12, obtendremos fácilmente las direcciones como si de una brújula se tratase.

Si disponemos de un reloj de pulsera cuyo bisel no lleva marcas de los puntos cardinales sino otra escala graduada, también es posible la orientación, aunque es menos visual. Simplemente posicionando el 0 o la flecha en la parte superior como si fuera el S y estableciendo una sencilla correspondencia, podremos determinar los demás puntos cardinales.

Los comentarios están cerrados.