Reloj de pulsera cronómetro

Un reloj de pulsera cronómetro es un reloj de pulsera cuya precisión ha sido comprobada y certificada por algún instituto o centro de control de precisión. Según el movimiento, los relojes de pulsera cronómetros pueden ser mecánicos o electrónicos, y la presentación de los resultados puede ser en formato analógico o digital. Hoy en día, el COSC certifica como cronómetros más de un millón de relojes al año, la mayoría relojes de pulsera mecánicos.

Reloj de pulsera cronometro

Características de los relojes de pulsera cronómetros

Un reloj de pulsera cronómetro es un reloj que ha sido calificado como tal por algún organismo de observación de la precisión de los cronómetros, por lo que se trata de instrumentos de precisión. Los cronómetros sirven para medir con exactitud tiempos sumamente pequeños.

Aunque es habitual utilizar indistintamente los términos cronómetro y cronógrafo, no son sinónimos sino que designan cosas diferentes:

  • Un cronómetro es un reloj cuya precisión ha sido comprobada y certificada por algún instituto o centro de control de precisión.
  • Un cronógrafo es un reloj que permite la medición independiente de tiempos.

Como vemos, un cronometro es un reloj que ha pasado por unos controles de precisión, pero que no necesariamente es un cronógrafo. Así mismo, un cronógrafo es un reloj que permite medir un intervalo de tiempo, pero que no necesariamente tiene que cumplir los niveles de precisión para tener un certificado de cronómetro. Así pues, no todos los cronómetros son cronógrafos, ni todos los cronógrafos son cronómetros. Debemos destacar que coloquialmente, a los cronógrafos se les suele llamar cronómetros.

A este respecto, un reloj de pulsera puede ser:

  • Cronómetro: si está certificado como tal. Por ejemplo el Rolex Oyster Perpetual Datejust, el primer reloj de pulsera con indicación de fecha en la esfera.
  • Cronógrafo: si puede medir tiempos independientes. Como el Omega Speedmaster Professional, el reloj de pulsera cronógrafo elegido por la NASA para los astronautas de las misiones Apolo que culminaron con la llegada del hombre a la Luna.
  • Cronómetro con función de cronógrafo: si dispone de ambas cosas. Por ejemplo el Breitling Navitimer, primer reloj de pulsera en incorporar una regla de cálculo logarítmica para la realización de diversos cálculos.

La etimología del término cronómetro proviene del griego cronos -tiempo y metro -medir, por lo que viene a significar aparato para medir el tiempo.

Los relojes certificados como cronómetros van acompañados normalmente de un atestado de cronometría y por una mención en la esfera.

En la actualidad, el organismo que certifica la mayor parte de los cronómetros fabricados es el COSC (Controle Officiel Suisse des Chronometres, Control Oficial Suizo de Cronómetros). Actualmente, el COSC certifica como cronómetros más de 1.000.000 de relojes al año, la mayoría relojes de pulsera mecánicos.

Para ello, durante al menos dos semanas, en diferentes posiciones y temperaturas, se prueba el comportamiento y diferencias obtenidas respecto a los criterios y desviaciones máximas permitidas. A los relojes que tras ser sometidos a rigurosas pruebas bajo circunstancias adversas, son capaces de mantener una alta precisión, se les otorga el certificado que los acredita como cronómetros.

La precisión de un cronómetro viene dada por su resolución, también llamada intervalo, incremento o división mínima, el período de tiempo más pequeño que puede medir, es decir, la escala mas pequeña que tiene el aparato, que viene reflejada en la cantidad de decimales. La unidad de medición de tiempo es el segundo (s).

Las pruebas de acreditación son muy rigurosas, por lo que los cronómetros certificados son productos singulares de gran valor añadido, superior a otros relojes similares que no cuentan con la acreditación, por lo que su precio también es sensiblemente superior.

Los comentarios están cerrados.