Estación de trabajo (workstation)

Una estación de trabajo es un ordenador de sobremesa de altas prestaciones destinado a tareas de ingeniería, ciencia, gráficos, trabajos técnicos o científicos. Las estaciones de trabajo usan redes para conectarse a computadoras más potentes y han sido diseñadas para proporcionar a los ingenieros computadoras potentes para trabajos de cómputo técnico, por lo que su hardware está optimizado para ofrecer el máximo rendimiento informático, así como fiabilidad, compatibilidad y escalabilidad.

Estacion de trabajo (workstation)

Características de los

Las estaciones de trabajo (en inglés “workstation”) son computadoras multi-usuario y multi-tarea, especialmente diseñadas para aplicaciones técnicas o científicas, por lo que ofrecen un rendimiento superior al de los ordenadores personales convencionales, especialmente con respecto a la CPU y los gráficos, la capacidad de memoria y la capacidad multi-tarea.

Las estaciones de trabajo están optimizadas para la visualización y manipulación de diferentes tipos de datos complejos tales como diseño mecánico en 3D, análisis y simulación de ingeniería (por ejemplo, dinámica de fluidos computacional), visualización de diseños, animación y representación de imágenes y gráficos matemáticos.

Normalmente, el factor de forma de una estación de trabajo es el de un ordenador de sobremesa, consta de una pantalla de alta resolución, un teclado y un ratón, pero también se suelen configurar con múltiples pantallas, tabletas gráficas, ratones 3D (dispositivos para manipular objetos 3D y escenas de navegación), etc.

Hasta los últimos años 90, el mercado de las estaciones de trabajo empleaba hardware propietario que las diferenciaba de los PC, por ejemplo CPUs basadas en RISC en vez de las CPUs Intel x86 que utilizan los PC para el ámbito empresarial y doméstico. Sin embargo, desde los años 2000 esta diferencia desapareció, y en la actualidad las estaciones de trabajo usan el hardware estándar de los grandes fabricantes de PC, con arquitectura x86-64.

Las estaciones de trabajo han sido las impulsoras de los avances en la tecnología de las CPU. Aunque tanto las computadoras de escritorio como las estaciones de trabajo utilizan CPUs multicore, las estaciones de trabajo modernas usan CPUs multicore múltiple, cuyas características son adecuadas para la ingeniería y el trabajo científico, pero no son necesarias normalmente en una computadora de escritorio convencional.

Hasta principios de los años 2000 existía una gran diferencia de precio entre una estación de trabajo y un PC de escritorio, debido por una parte a que las estaciones de trabajo empleaban hardware propietario, y por otra a que el mercado de los PC de escritorio tiene una gran sensibilidad al precio, ya que están dirigidos para su uso en casa o en la oficina.

Puesto que ahora muchos de los componentes utilizados en las estaciones de trabajo son los mismos que los utilizados en el mercado de consumo, el diferencial de precios entre las estaciones de trabajo y las PC de consumo es mucho más reducido de lo que era en un principio. De hecho, en el mercado de los PCs de gama alta, como por ejemplo el mercado de los entusiastas de los videojuegos, puede ser difícil distinguir qué diferencia un PC de escritorio de una estación de trabajo.

Actualmente, las computadoras de escritorio convencionales disponen cada vez de más potencia computacional, de tal manera que el mercado de las estaciones de trabajo es cada vez más especializado, ya que muchas operaciones complejas que antes requerían sistemas de alto rendimiento pueden ser ahora realizadas por computadores de propósito general.

Algunas estaciones de trabajo están diseñadas para usarse con una sola aplicación específica, como AutoCAD, etc. Para garantizar la compatibilidad con el software, los compradores generalmente solicitan la certificación del proveedor del software, lo que hace que el precio de la estación de trabajo se incremente notablemente, pero para propósitos profesionales, la confiabilidad es más importante que el costo de compra inicial.

Por lo que se refiere al sistema operativo, las primeras estaciones de trabajo ejecutaban por general el sistema operativo Unix, ya que estaban conectadas en red a computadoras más potentes que usaban comúnmente Unix. En la actualidad las estaciones de trabajo suelen ejecutar Microsoft Windows o GNU/Linux, aunque algunos fabricantes siguen comercializando estaciones de trabajo con sistema operativo Unix.

Los comentarios están cerrados.