Ratón

En el ámbito de la informática, un ratón (en inglés “mouse”), es un dispositivo apuntador de control manual que detecta el movimiento bidimensional respecto a una superficie. Este movimiento se traduce típicamente en el movimiento de un puntero en una pantalla, que permite un control suave de la interfaz gráfica de usuario. Un ratón consiste en un objeto con uno o más botones, que se maneja con la mano. Además de los botones, los ratones a menudo ofrecen otros elementos, como ruedas y superficies táctiles, que permiten un control adicional.

Raton

Características de los ratones

El ratón, también conocido como mouse (por su nombre en inglés), es un dispositivo de entrada de datos que hace más fácil la interacción del usuario con el ordenador. El ratón sirve como apuntador, facilitando el manejo del entorno gráfico de la computadora. Al desplazar el ratón, este movimiento se digitaliza y se hace visible en la pantalla del ordenador a través del puntero. Los movimientos y clicks hechos sobre los botones del ratón son convertidos en órdenes dentro del ordenador, para realizar una acción.

Aunque se originó varios años después de la computadora, el ratón con el transcurrir de los años, se ha convertido en uno de los elementos indispensables para la mayoría de las personas que hacen uso de un ordenador, ni la aparición de nuevas tecnologías, como la pantalla táctil, que cumplen una labor similar a la del ratón, han conseguido que éste se haya desechado.

Los ratones más antiguos utilizan una bola en la parte inferior, que al desplazarse sobre la alfombrilla transmite al ordenador el movimiento respecto a dos ejes existentes en el interior del ratón. Estos ejes mecánicos no son demasiado precisos, y al cabo del tiempo dejan de funcionar bien debido a la acumulación de polvo y suciedad.

En la actualidad, la mayoría de los ratones funcionan con tecnología óptica, mediante un láser o un LED que transmiten al ordenador la posición del ratón. Los ratones ópticos son más precisos que los mecánicos, tienen más resistencia al polvo y funcionan casi sobre cualquier superficie.

Existen también ratones con trackball, que tienen una bola en la parte superior que el usuario puede mover con los dedos, reduciendo el esfuerzo de las muñecas. También hay tabletas y pantallas táctiles que permiten manejar el puntero del ratón con un estilete o lápiz digital.

También hay ratones especiales para videojuegos, muy rápidos, sensible y precisos, ya que la velocidad de reacción es muy importante para jugar. Estos ratones para jugadores también suelen tener botones adicionales a los que pueden asignarse funciones del juego, y algunos incluso cuentan con pesos adicionales para modificar el peso del dispositivo.

Respecto a la conexión, generalmente el ratón se conecta al ordenador mediante un cable, que puede tener un conector USB o un conector PS/2, que es el más tradicional y se identifica por ser de color verde, al igual que el puerto donde se conecta.

Actualmente existen en el mercado ratones inalámbricos que no necesitan cables para su conexión y su uso es cada vez más común. Este tipo de ratón viene acompañado de un receptor, que es necesario conectar al ordenador a través de un puerto USB y que es el encargado de establecer la conexión entre el ratón y el computador. La alimentación eléctrica de este dispositivo se hace por medio de pilas. Entre los ratones inalámbricos existen tres tipos de tecnologías utilizadas:

  • Radiofrecuencia (RF): es la más común y económica de todas, presenta pocos errores de conexión y su señal puede alcanzar hasta 10 metros.
  • Infrarrojo (IR): esta tecnología se basa en la utilización de una señal de onda infrarroja, este tipo de conexión es más limitada, requiere un alineamiento directo entre el ratón y el receptor, y no permite distancias mayores a 3 metros.
  • Bluetooth: es la más reciente, permite distancias de hasta 10 metros.

A la hora de adquirir un ratón, el usuario debe seleccionar un modelo cuyas dimensiones sean las adecuadas para la mano del usuario. Debe ser fácil de mover, que se deslice con facilidad y disponga de botones fáciles de accionar, para así evitar la sobrecarga muscular del brazo y prevenir el denominado “síndrome del ratón”.

Los comentarios están cerrados.