Computadora de red

Una computadora de red es una computadora de tipo cliente que funciona exclusivamente a través de una conexión de red en una arquitectura cliente-servidor. En función del reparto de la carga de cómputo entre el cliente y servidor, y de la necesidad de un servidor de archivos para funcionar por no disponer de disco duro local, podemos clasificar las computadoras de red en las siguientes categorías: clientes ligeros o livianos (thin client), clientes pesados (fat client) o clientes híbridos (hybrid client).

Computadora de red

Características de las computadoras de red

Las computadoras de red (en inglés “network computer”) son computadoras de tipo cliente que funcionan en una arquitectura cliente-servidor, interactuando con el servidor mediante una red de comunicaciones.

Básicamente, una arquitectura cliente-servidor consta de dos elementos:

  • Cliente: programa que se ejecuta en la computadora que interactúa con el usuario.
  • Servidor: programa que se ejecuta en la computadora central, habitualmente un servidor ubicado en un CPD (Centro de Procesamiento de Datos).

En una arquitectura cliente-servidor las funcionalidades de la aplicación se reparten entre ambos programas, pudiendo distribuirse la carga de cómputo de forma equitativa o de forma desigual. Podemos distinguir varios tipos de computadoras de red:

  • Cliente ligero: No usa disco duro local, No usa procesamiento local.
  • Cliente pesado: Sí usa disco duro local, Sí usa procesamiento local.
  • Cliente híbrido: No usa disco duro local, Sí usa procesamiento local.

Desde un punto de vista práctico, las aplicaciones con cliente pesado han sido las más numerosas hasta la aparición del navegador web, que en la actualidad actúa como cliente ligero universal para todo tipo de aplicaciones.

Cliente ligero

Un cliente ligero, también llamado cliente liviano (en inglés “thin client”), es una computadora cliente en una arquitectura de red cliente-servidor que depende del servidor central para las tareas de procesamiento, y se dedica principalmente a transportar la entrada y la salida entre el usuario y el servidor remoto. En general, se suele denominar cliente ligero a cualquier dispositivo usado como tal, incluso si sus capacidades reales son mucho mayores.

El único software que se ejecuta en los clientes livianos es la interfaz de usuario y un sistema operativo de red. Este software suele ser cargado desde el servidor en tiempo de arranque. De esta manera, dado que el servidor se encarga de todas las aplicaciones, servicios y datos, la carga de cómputo del cliente liviano es muy reducida, por lo que éste puede ser un dispositivo pequeño y de bajo consumo, lo que reduce notablemente los costes de compra y de operación por cada puesto.

Cliente pesado

Un cliente pesado (en inglés “fat client”), es una computadora cliente en una arquitectura de red cliente-servidor que realiza la mayor parte de la carga de cómputo, transmitiendo al servidor únicamente los datos.

Dado que los clientes pesados realizan tanto procesamiento como sea posible, su principal ventaja es que aprovechan mejor la capacidad de cómputo de las computadoras cliente, generalmente infrautilizadas, de tal manera que el servidor asume menos funciones. Su mayor inconveniente es que cada uno de los clientes pesados necesita ser instalado y actualizado, lo que puede suponer problemas de incompatibilidades y administración del sistema.

Cliente híbrido

Un cliente híbrido , también llamado computador sin disco (en inglés “hybrid client” o “diskless node”), es una computadora cliente sin unidad de disco, por lo que emplea el arranque por red (network booting) para cargar su sistema operativo desde un servidor. Los clientes híbridos procesan los datos utilizando su propia CPU y memoria RAM para ejecutar el software, pero no almacenan los datos persistentemente, esa tarea la realiza el servidor. También se puede decir que un ordenador actúa como un cliente híbrido si utiliza el arranque de red y no usa sus discos.

Los clientes híbridos son un punto intermedio entre los clientes pesados y los clientes ligeros, ya que usan el servidor para el almacenamiento de los datos, pero no utilizan la capacidad de procesamiento del servidor. De esta manera, el uso del almacenamiento central hace un uso más eficiente del almacenamiento en disco, haciendo simultáneamente un uso más eficiente de la capacidad de cálculo de la CPU del cliente, que en el modelo computacional centralizado tiende a estar desocupada durante gran parte del tiempo.

Los comentarios están cerrados.