Quitaesmalte de uñas

Un quitaesmalte de uñas es un producto cosmético que se utiliza para remover el esmalte de uñas, permitiendo dejar las uñas limpias. Básicamente, los quitaesmaltes son disolventes capaces de disolver los componentes que forman el esmalte de uñas. Por lo general, el quitaesmalte de uñas se aplica con un algodón o toallita individual de fieltro empapada en quitaesmalte, con la que se frota la uña hasta que el esmalte se desprende.

Quitaesmalte de unas

Qué es el quitaesmalte de uñas

El quitaesmalte de uñas es un cosmético que sirve para remover el esmalte que se ha aplicado en las uñas. También se conoce como removedor de esmalte y como entre sus ingredientes originales se encontraba la acetona, se ha conocido también con el nombre generalizado de "acetona" o como "Cutex", nombre de una marca de esmaltes y quitaesmaltes con muchos años en el mercado.

Inicialmente los ingredientes principales del quitaesmalte de uñas eran acetona y aceite de ricino, éste último era únicamente para evitar que se formara una película blanquecina sobre las uñas al evaporarse la acetona pura, y además evitar un poco la sensación de resequedad.

En la actualidad los quitaesmaltes de uñas están elaborados a base de disolventes orgánicos y entre sus principales ingredientes están la acetona, grenetina, glicerina y agua. Sin embargo hoy en día también existen quitaesmaltes libres de acetona, que evitan que las uñas se resequen y se resquebrajen.

Además es posible que contengan otras sustancias como aceites minerales, aloe vera, acetato de etilo, ácidos grasos, vitaminas y otros ingredientes para que ofrezcan mejor olor y que proporcionen alguna humectación. En muchos países existe reglamentación sobre los ingredientes de los quitaesmaltes para evitar que contengan sustancias tóxicas y/o cancerígenas.

Los quitaesmaltes vienen actualmente en diferentes presentaciones para aplicarlos y/o dosificarlos con mayor facilidad, desde frascos sencillos con tapas y empaquetados simples, botellas dosificadoras, aplicadores tipo esponja, hasta toallitas desechables impregnadas y en sobre individual.

Para los esmaltes de uñas en gel existe también un removedor específico, también en gel. Para usarse se deben seguir ciertos pasos un poco diferentes a los que se siguen con el quitaesmalte tradicional. Se requiere limar un poco la superficie de la uña, aplicar el gel removedor y cubrir la uña con una tira especial de aluminio que se incluye con el esmalte. Se deja reposar unos minutos y luego se procede a retirar el esmalte diluido.

El quitaesmalte de uñas no debe emplearse para diluir los esmaltes que se han deteriorado o que se han vuelto espesos, ya que lejos de diluirse simplemente se tornarán grumosos de manera irremediable. Para este efecto lo indicado es utilizar líquido disolvente o diluyente de esmalte, que por lo regular se vende en las tiendas especializadas de cosméticos o productos para uso profesional.

Algunos quitaesmaltes de uñas también se pueden utilizar para eliminar las uñas artificiales, que por lo general están hechas de materiales acrílicos.

Los comentarios están cerrados.