Acondicionador de cabello

Un acondicionador de cabello es un producto que altera la textura y apariencia de cabello, por lo que es usado para el cuidado del pelo. El acondicionador de cabello se utiliza para proporcionar al pelo un cuidado adicional al uso del champú y el aclarado, ya que actúa creando una barrera de protección alrededor de cada cabello, de tal manera que el pelo queda al momento mucho más suave, más fácil de desenredar y con más brillo.

Acondicionador de cabello

Características del acondicionador de cabello

El acondicionador de cabello también se conoce en algunas partes como enjuague o crema de enjuague, y se emplea para mejorar la textura del cabello y facilitar su manejo y peinado, ya que un cabello bien cuidado es indispensable para una presentación impecable.

El cabello al lavarse queda libre de toda suciedad pero también de la grasa natural que produce el cuero cabelludo. Esto puede originar problemas al tratar de desenredarlo y peinarlo, y sobre todo para conservar el peinado. Esto ha representado un problema a lo largo de la historia de la humanidad, y desde siempre se han utilizado diversos aceites y productos, principalmente de origen natural, para mejorar la textura del cabello, su brillo, su apariencia general y docilidad para lograr un peinado perfecto.

Al igual que otros productos de higiene y belleza, los acondicionadores de cabello han ido evolucionando de acuerdo a las diferentes necesidades de cada tipo de cabello y cuero cabelludo. Antiguamente se trataba solamente de diferentes tipos de aceites que se aplicaban tanto en la cabellera como en bigotes y barbas. Pero con el tiempo se ha visto que no solamente se trata de aplicar sustancias grasas, ya que como bien sabemos hay personas que ya de por sí tienen el cabello graso, por lo que aplicar un aceite no es una solución sino que puede acarrear problemas de caspa y otros problemas del cuero cabelludo, además de lo desagradable que resulta al tacto y a la vista.

Actualmente, en los acondicionadores de cabello además de los aceites naturales se añaden productos químicos de última tecnología como silicona, alcoholes grasos, compuestos de amonio y otras substancias que permiten un mejor balance en los diferentes tipos de cabello, ya sean grasos, secos, normales, lisos, rizados, gruesos, delgados, abundantes, escasos, largos, cortos, etc. Algunos acondicionadores contribuyen a contrarrestar y/o a reparar los daños ocasionados por el uso de secadores, planchas, químicos, medio ambiente, etc.

Para determinar el tipo de acondicionador que necesitamos es necesario analizar cuidadosamente nuestro cabello y cuero cabelludo, y tener en cuenta también el tipo de peinado que deseamos, ya que además de los tipos de cabello, algunos acondicionadores son especiales para peinados con volumen, para marcar rizos etc., y en cambio hay otros para acentuar el liso, reducir el volumen, etc. Por ello se recomienda leer cuidadosamente las instrucciones del envase y seguirlas como se indica.

Cuando se trate de acondicionadores que requieran ser enjuagados es importante dejarlos actuar durante unos minutos para obtener mejores resultados. En muchas ocasiones se recomienda aplicar únicamente sobre el cabello y no sobre el cuero cabelludo ya que algunos de sus componentes pueden obstruir los folículos y retardar el crecimiento del cabello o favorecer una producción excesiva de grasa, caspa, etc.

Los comentarios están cerrados.