Cortapelos manual

Un cortapelos manual o máquina cortapelos manual, es una herramienta de accionamiento manual cuya función es cortar o recortar el cabello. Los cortapelos manuales resultan muy prácticos para realizar cortes a cepillo o infantiles, por lo que representan una alternativa económica a la peluquería. Actualmente, los cortapelos eléctricos han reemplazado casi por completo a los cortapelos manuales en la mayoría de barberías y peluquerías.

Cortapelos manual

Características de los cortapelos manuales

Los cortapelos manuales, también llamados maquinillas de cortar el pelo manuales o máquinas cortapelos manuales, son herramientas de accionamiento manual dotadas de mangos estilo pinza que corta mediante cuchillas que al accionar los mangos se deslizan de manera oscilatoria, de un lado hacia el otro.

Aunque su funcionamiento es bajo el mismo principio que el de las tijeras, es diferente y también es muy distinto al de las rasuradoras. Las máquinas cortapelos manuales cuentan con cuchillas dentadas en forma de peine, que oscilan de un lado hacia el otro. El corte se efectúa cuando el cabello se posiciona entre los dientes de una cuchilla y la otra se cruza deslizándose sobre la primera.

Un cortapelos manual debe estar siempre muy bien lubricado y ajustado para que las hojas al deslizarse no dejen espacios por donde el cabello escape, pero tampoco debe haber fricción entre las hojas ya que esto ocasionaría un mayor desgaste. Una máquina mal ajustada o desafilada puede ocasionar muy malos ratos a la persona a quien se le corta el cabello, ya que con ella se pueden sufrir fuertes tirones.

Las maquinillas cortapelos fueron muy utilizadas por barberos y peluqueros, ya que permiten cortes rápidos y precisos debido a que los mangos vuelven a su posición original mediante diferentes tipos de muelles. Con ellas es posible realizar cortes de variados estilos, ya que algunas cuentan con accesorios que permiten regular el largo al que debe quedar el cabello, además de contar con la habilidad del peluquero. Durante mucho tiempo fueron muy populares para cortar el cabello de los chicos en edad escolar, al ingresar al ejército y en un gran número de prisiones, ya que con ellas es posible cortar el cabello tan corto como al afeitar la cabeza.

La primera cortapelos manual fue fabricada en el siglo XIX en Serbia, y cobraron gran popularidad durante mucho tiempo, sobre todo en familias con muchos hijos del sexo masculino, ya que además de no ser excesivamente costosas, permitían un considerable ahorro en gastos de peluquería. En la actualidad aún se emplean en algunos países, sobre todo para cuando se requiere cortar barbas y/o bigotes, a pesar de que existe una gran variedad de máquinas eléctricas.