Sombra de ojos

La sombra de ojos es un producto cosmético que se aplica en los párpados y debajo de las cejas, con la finalidad de dar a los ojos profundidad, dimensión y luz, así como diferentes tonalidades que complementen el color de los mismos. Se trata de un cosmético utilizado principalmente por las mujeres, aunque en ciertos casos también lo usan los hombres. La sombra de ojos existe en diferentes formatos, tales como polvos, líquido, lápiz o mousse.

Sombra de ojos

Qué es la sombra de ojos

La sombra de ojos es un tipo de maquillaje o cosmético que se utiliza con diversos fines, tales como enfatizar los ojos, acentuar la mirada o iluminar el rostro.

Mediante el uso de diferentes colores y/o tonalidades es posible disimular algunas imperfecciones o acentuar cualidades de los rasgos faciales. Dependiendo de la forma en que se apliquen las sombras de ojos y los tonos que se utilicen es posible crear distintos efectos como agrandarlos, realzar los ojos muy hundidos o crear el efecto contrario si los ojos tienen la tendencia a ser prominentes.

Mediante las sombras de ojos también se pueden crear efectos en la mirada para que parezca más dramática, suave, triste, alegre, dar realce al color de los ojos, etc.

Aunque tradicionalmente la sombra de ojos es un cosmético utilizado por mujeres también algunos hombres suelen llevarlas, como por ejemplo dentro de la moda gótica.

Dentro del teatro, el cine y la televisión la sombra de ojos es muy utilizada para crear los efectos deseados en los personajes sin importar género o edad.

En términos generales la sombra de ojos se aplica siguiendo o imitando el sombreado natural de los párpados. Si de lo que se trata es de que el efecto sea natural, los tonos que se utilizan pueden ir desde el simple brillo o perlado, hasta tonos beige, rosados, bronceados, etc. Para otros efectos se llegan a utilizar cualquier tipo de colores, ya sean en acabado mate o brillante.

Los tonos metálicos o nacarados no se recomiendan para pieles maduras ya que el brillo puede acentuar las líneas de expresión, arrugas, etc.

Actualmente existen sombras de ojos de diferentes tipos, presentaciones y calidades. Las hay en polvo suelto, polvo compacto, crema, crema-polvo, de aplicación húmedo-seco, en barra, en crayón, semilíquida con aplicador, en gel, etc.

Para aplicar la sombra de ojos es muy recomendable emplear una base para que el efecto de las sombras sea más perdurable, evitar en lo posible que se alteren los colores con la grasa natural del párpado o que después de unas horas se vean agrietadas.

Para decidir el tipo de sombra que conviene a cada persona es muy importante conocer el tipo de piel que se tiene y los colores que mejor le sientan a cada quien de acuerdo a su color de ojos y a su tono de piel.

Los comentarios están cerrados.