Balanza romana

La balanza romana es un instrumento de pesaje que permite determinar la masa de un objeto, ya que se basa en compensar el momento del cuerpo a pesar y el momento antagonista del patrón de masa. La balanza romana dispone de dos brazos de distinta longitud con ganchos en vez de platillos, de tal manera que el objeto a pesar se cuelga del brazo corto mientras que por el brazo largo se desliza un peso hasta que los brazos queden en equilibrio, obteniendo el peso del objeto mediante las marcas situadas en el brazo largo.

Balanza romana

Características de la balanza romana

La balanza romana es un instrumento de medición para pesaje compuesto por una palanca de brazos desiguales, con el fiel sobre el punto de apoyo.

El cuerpo que se ha de pesar se suspende del extremo del brazo menor, ya sea colocándolo en un plato o colgándolo de un gancho, y se equilibra con un pilón o peso constante que se hace correr sobre el brazo mayor, donde se halla trazada la escala de los pesos en forma de regla graduada donde se lee el peso.

Para equilibrar la balanza romana hay que mover el pilón a lo largo de la regla graduada hasta que la barra graduada está totalmente horizontal. En ese punto, la balanza romana está equilibrada, de manera que el punto de la regla en que está situado el pilón permite leer el peso de la mercancía.

El principio de funcionamiento de la balanza romana se basa en las propiedades de las palancas, de modo que el peso del cuerpo a pesar se contrarresta con el peso del pilón que puede deslizarse a lo largo del brazo mayor. Por ello, la balanza romana compara masas, a diferencia de las básculas que miden fuerzas.

La pesadas con la balanza romana, al igual que ocurre con la balanza clásica de dos platillos, no depende de la intensidad gravitatoria en el lugar de la pesada, ya que su fundamento es compensar los momentos creados por el cuerpo a pesar y el momento antagonista que genera el pilón. En cambio con un dinamómetro o una báscula electrónica, el peso es diferente en función de la intensidad de la fuerza gravitatoria.

Aunque la exactitud y precisión de la balanza romana no es muy grande, ya que depende de la calidad de los materiales con que ha sido fabricada y del calibrado de la barra y el pilón, ofrece la ventaja de que el pilón puede tener una masa mucho menor que el objeto a medir, dado que utiliza el principio de la palanca.

Historia de la balanza romana

El uso de la balanza romana se remonta a los tiempos de la Roma Antigua, aunque su forma ha evolucionado a lo largo del tiempo desde diseños más sencillos y arcaicos hasta otros más elaborados.

La aparición de básculas mecánicas de muelles y posteriormente balanzas electrónicas de lectura directa, mucho más exactas, rápidas y precisas, fueron dejando obsoleta la balanza romana, de tal manera que en la actualidad su uso está limitado a zonas rurales poco desarrolladas.

Los comentarios están cerrados.