Balanza de cruz (balanza clásica de dos platillos)

La balanza de cruz, también llamada balanza clásica de dos platillos, es una balanza que consta de dos brazos iguales con dos platillos que penden en los extremos de una varilla que descansa sobre su punto medio, de tal manera que el objeto a pesar se coloca en uno de los platillos, mientras que en el otro platillo se colocan pesas patrones hasta alcanzar el equilibrio. La pesada se realiza comparando masas, ya que equilibra los pesos de ambos cuerpos, por lo que los resultados de las mediciones no varían con la gravedad.

Balanza de cruz (balanza clasica de dos platillos)

Características de las balanzas de cruz

Las balanzas de cruz o balanzas clásicas de dos platillos (del latín “bis”, dos, y “lanx”, plato) son instrumentos de medición que sirven para medir masas.

Una balanza clásica de dos platillos consiste en una palanca de primer género de brazos iguales que permite medir masas mediante el establecimiento de una situación de equilibrio entre los pesos de dos cuerpos.

Una balanza de cruz se compone de una varilla de brazos iguales que descansa sobre su punto medio, con dos platillos que penden en sus extremos.

El objeto a pesar se coloca en uno de los platillos, mientras que en el otro se colocan suficientes pesas patrones para restablecer la varilla a su posición de equilibrio.

Para realizar las mediciones se utilizan patrones de masa calibrados cuyo grado de exactitud depende de la precisión de la balanza.

Dado que en las balanzas de cruz la pesada se realiza comparando masas, ya que se equilibran los pesos del cuerpo a pesar y de las masas patrón, permite medir masas. A diferencia de una báscula o un dinamómetro, en las balanzas de cruz los resultados de las mediciones no varían con la magnitud de la gravedad.

El rango de medida y precisión de una balanza puede variar desde unos gramos con precisión de miligramos, en balanzas analíticas de laboratorio, hasta varios kilogramos con precisión de gramos, en balanzas industriales y comerciales.

En general, pesar con balanzas de cruz de dos platillos resulta largo y tedioso, ya que resultan muy lentas de operar.

Aplicaciones de las balanzas de cruz

Las balanzas clásicas de dos platillos se han utilizado tradicionalmente en numerosas aplicaciones, como en los laboratorios para pesar pequeñas cantidades de masa de reactivos para realizar análisis químicos o biológicos, en el hogar para pesar los alimentos que componen una receta de cocina, así como en tiendas y establecimientos comerciales para pesar los alimentos que se venden a granel, como carne, pescado, verduras o frutas.

Sin embargo, en la actualidad las balanzas de cruz han quedado obsoletas para la mayoría de sus aplicaciones, y han sido reemplazadas casi completamente por las básculas electrónicas, mucho más exactas, precisas y rápidas de operar.

Los comentarios están cerrados.