Zapatillas de voleibol

Las zapatillas de voleibol son zapatillas deportivas específicamente concebidas para jugar al voleibol, un deporte que somete al jugador a un desgaste muy importante por las características del juego: gran velocidad, cambios de sentido, movimientos bruscos hacia los lados y continuos saltos y recepciones. Las zapatillas de voleibol se caracterizan por su gran estabilidad, excelente amortiguación, durabilidad, ligereza y suela de alta adherencia, y nos ayudarán tanto a evitar lesiones como a rendir al máximo.

Zapatillas de voleibol

Zapatillas de voleibol específicas

A la hora de adquirir unas zapatillas deportivas para practicar voleibol, la primera recomendación es elegir zapatillas específicas de voleibol.

Aunque las zapatillas de voleibol son similares en ciertos aspectos a las zapatillas de baloncesto, balonmano, running o tenis, son deporte de características muy diferentes entre sí, que exigen diferentes prestaciones al calzado, motivo por el cual la mayoría de fabricantes de zapatillas deportivas disponen de líneas específicas de zapatillas de voleibol.

Además, para incrementar la durabilidad de las zapatillas de voleibol, se recomienda emplearlas exclusivamente para voleibol, y no para otras actividades o deportes.

Modelo de hombre o mujer

Al igual que en otros muchos deportes, las zapatillas de voleibol suelen estar disponibles en versión masculina y femenina, con diferentes características en aspectos como amortiguación, ajuste, horma o peso.

Por ello, al adquirir nuestras zapatillas de voleibol elegiremos la versión masculina y femenina según nos corresponda, a fin de evitar posibles lesiones de pies y espalda por una mala elección.

Suela

En las zapatillas de voleibol es muy importante la suela, ya que es un deporte con continuos saltos, recepciones, movimientos bruscos hacia los lados, cambios de sentido y movimientos laterales. Por ello, la suela de las zapatillas de voleibol debe proporcionarnos:

  • Adherencia: el grip permite un buen agarre al suelo, por lo que tendremos que tener en cuenta el tipo de superficie, ya que hay compuestos para pista seca, pista húmeda, piso áspero, piso pulido o parqué. Si jugamos en canchas de parqué emplearemos zapatillas con suela de goma non-marking, un tipo de caucho que no deja marcas.
  • Durabilidad: unas suelas desgastadas incrementan el riesgo de tener malos aterrizajes o resbalones y sufrir lesiones.
  • Rigidez: acorde a nuestro puesto y estilo de juego, hay suelas rígidas y flexibles.

Amortiguación

Las zapatillas de voleibol necesitan contar con una excelente amortiguación para minimizar el efecto del impacto contra el suelo en los saltos.

Para ello suelen utilizar entresuelas de espuma EVA prensada y moldeada, plantillas pegadas a la suela o sistemas de amortiguación con cámaras de aire en el talón, a fin de conseguir una óptima absorción de los impactos.

Estabilidad

Por las características del juego, las zapatillas de voleibol deben llevar sistemas de estabilización que nos proporcionen una óptima sujeción del pie, como contrafuertes en el talón, contrafuertes laterales, sistemas para la sujeción del tobillo y sistemas anti-torsión mediante barras de refuerzo en la parte media del pie.