Tipos de pisada

En la práctica deportiva resulta de la mayor importancia el tipo de pisada, ya que muchos males asociados al deporte son debidos a una pronación no corregida. Para determinar el tipo de pisada tenemos varios sistemas, como observar el desgaste de la suela de nuestras zapatillas o bien observar las huellas que dejan los pies mojados, lo que nos permite conocer el tipo de arco. Conocer el patrón de pronación es fundamental para elegir las zapatillas de deporte, que se diseñan para controlar la pisada pronadora y supinadora.

Tipos de pisada

Tipos de pisada según la pronación

Al andar o correr, el ser humano se apoya sobre los pies, que se articulan mediante el tobillo, una articulación que en cada pisada tiende a amortiguar el impacto y que permite un amplio rango de movimientos.

Durante la marcha o la carrera, en lo que respecta a los pies, se distinguen tres fases:

  1. Impacto: el talón choca con el suelo.
  2. Apoyo: la planta del pie entra en contacto con el suelo.
  3. Impulso: los dedos del pie provocan el desplazamiento.

Dependiendo de la inclinación del pie en la fase de apoyo, es decir, según el giro que realicen los tobillos cuando la planta del pie entra en contacto con el suelo, se distinguen tres tipos de pisadas, que podemos diferenciar observando el desgaste de las suelas de nuestras zapatillas de deporte:

  • Pisada pronadora: el pie se inclina hacia el interior (pronación). Este tipo de pisada aproximadamente se da en un 45% de los corredores y provoca el desgaste de la suela en la parte externa del talón y en la parte interna delantera.
  • Pisada universal o neutra: no se produce ninguna inclinación sino que el pie sigue un eje de desplazamiento lineal. Se da aproximadamente en un 50% de los corredores y genera un desgaste de la suela en la parte central-externa del talón y en la parte central delantera.
  • Pisada supinadora: el pie se inclina hacia el exterior (supinación). Este tipo de pisada sólo se da en un 5% de los corredores, y provoca el desgaste de la suela en la parte externa del talón y en la parte externa delantera.

Tipos de arcos

En general, el tipo de arco del pie indica con bastante fiabilidad el tipo de pisada de una persona, aunque debemos tener en cuenta que no es una guía definitiva, ya que existe la posibilidad de tener un arco normal y ser pronador.

Podemos conocer el tipo de arco del pie mediante el test de la huella mojada, simplemente observando las huellas que dejan los pies mojados al permanecer de pie sobre un papel seco. Se distinguen tres tipos de arcos:

  • Arco bajo: si la huella de los pies no tiene apenas curva interior en la zona del arco, se trata de un arco bajo o pies planos. Las personas con arco bajo tienden a ser pronadoras.
  • Arco alto: si la curva entre la parte interior redondeada del pie y el talón es amplia, significa que se trata de un pie con arco alto, siendo habitual en este caso la pisada supinadora.
  • Arco normal: si la huella está en un punto entre las dos anteriores, se trata de un arco normal, existe una ligera curva interior pero no mucha. Los casos de arco normal generalmente van asociados a un tipo de pisada universal.

Los comentarios están cerrados.