Zapatillas deportivas para niños

Las zapatillas deportivas para niños tiene gran repercusión en la salud de los niños, ya que el empleo de zapatillas deportivas incorrectas puede provocar problemas en las rodillas, los pies y los ligamentos, causados por posturas inadecuadas. Al comprar zapatillas deportivas para niños debemos valorar sobre todo aspectos como la comodidad, la flexibilidad, que sean funcionales, que transpiren, que sean ligeras, que tengan buenos acabados, que tengan puntera ancha, que no aprieten y que no causen rozaduras.

Zapatillas deportivas para ninos

Las zapatillas deportivas y la salud de los niños

Es fundamental para la salud de los niños elegir adecuadamente el calzado infantil en general, así como las zapatillas deportivas en particular.

La utilización de calzado incorrecto o incómodo puede provocar en los niños dolor en las rodillas, deformidades en los pies y problemas crónicos en los ligamentos, debido a que el niño no pisa bien y adopta posturas inadecuadas.

Por ello, a la hora de adquirir zapatillas deportivas para niños debemos valorar principalmente aspectos como sus propiedades biomecánicas, que no aprieten, que no causen rozaduras, que sea cómodas y que resulten funcionales para las actividades que realiza el niño. Frente a estos aspectos, otros factores como la estética, la moda o el precio son secundarios.

Cómo elegir zapatillas deportivas para niños

Veamos algunas recomendaciones básicas a seguir en la compra de zapatillas deportivas para niños:

  • Al comprar zapatillas deportivas, los niños deben probarse ambos pies y caminar con ellas unos minutos para comprobar si les molestan o les provocan irritaciones.
  • Adquirir las zapatillas deportivas por la tarde, cuando los pies del niño están más hinchados.
  • Probarse las zapatillas deportivas con los calcetines que el niño va a usar de manera habitual.
  • Para dar con el número exacto de pie del niño, introducir el dedo por el talón de las zapatillas deportivas, que deben entrar sin necesidad de utilizar calzador.
  • Elegir zapatillas deportivas con puntera ancha, para que los dedos del niño se puedan mover con comodidad en su interior.
  • No heredar ni intercambiar las zapatillas deportivas con hermanos o primos. La costumbre de aprovechar los libros o la ropa del hermano mayor para el pequeño no se puede aplicar a las zapatillas deportivas, ya que cada persona tiene diferente anatomía de la planta del pie y diferente pisada. Las zapatillas deportivas se adaptan a la pisada del usuario, y eso perjudica al que hereda el calzado.
  • Renovar las zapatillas deportivas del niño a medida que su crecimiento así lo requiera.
  • Es conveniente que las zapatillas deportivas para niños sean ligeras.
  • Conviene que las zapatillas deportivas para niños sean flexibles para que se doblen al caminar.
  • Comprobar que las zapatillas deportivas tienen buenos acabados y que no tienen costuras que puedan provocar rozaduras al niño.
  • Evitar zapatillas deportivas con elementos anatómicos de serie, que pueden resultar inútiles o incluso perjudiciales para los pies de los niños.
  • Seleccionar zapatillas deportivas para niños con buena transpiración, para evitar una excesiva sudoración.

No utilizar las zapatillas deportivas como único calzado

Los niños no deben utilizar las zapatillas deportivas como único calzado, ya que su uso continuado puede causar problemas en la etapa adulta y dificultades para adaptarse a los zapatos. Por ello, es conveniente utilizar las zapatillas deportivas para hacer deporte y no como calzado exclusivo.

Además, es muy recomendable diversificar el calzado del niño y no utilizar únicamente un par de zapatos, sino disponer de varios pares de zapatillas deportivas y zapatos y rotarlos.

Los comentarios están cerrados.