Cuándo cambiar las zapatillas deportivas

Es muy importante cambiar las zapatillas deportivas regularmente para evitar los problemas asociados al uso de zapatillas gastadas, como un bajo rendimiento deportivo por debajo de nuestras capacidades y el riesgo de sufrir lesiones por emplear zapatillas inestables, con poco agarre o amortiguacion insuficiente. Para saber cuándo cambiar las zapatillas deportivas prestaremos atención a la capacidad de amortiguación, el estado de la suela, la estabilidad, la apariencia externa, el kilometraje y el tiempo de uso.

Cuando cambiar las zapatillas deportivas

Reemplazar las zapatillas deportivas periódicamente

Todos los aficionados al deporte son conscientes de lo importante que es contar con unas buenas zapatillas deportivas para hacer deporte, por lo que todos ponemos mucha atención al adquirir las zapatillas.

Sin embargo, algo en lo que muchos no reparan es en que las zapatillas deportivas tienen una determinada vida útil, transcurrida la cual llega el momento de tirarlas a la basura y reemplazarlas por otras.

De no hacerlo así, nos exponemos a un mayor riesgo de sufrir lesiones, dado que unas zapatillas deportivas gastadas han perdido gran parte de su capacidad de absorción, agarre y estabilidad, muchas veces sin que esto sea visible a simple vista.

Cuándo reponer las zapatillas deportivas

Veamos algunos factores que nos indicarán que debemos reponer las zapatillas deportivas:

  • Siempre debemos estar pendientes de la suela, ya que es una parte fundamental de las zapatillas deportivas, dado que es donde se da el primer contacto con el suelo. La suela es responsable del agarre, la tracción y la adherencia al suelo, por lo que si apreciamos una disminución del agarre será indicativo de una suela desgastada. Examinaremos las suelas de las zapatillas y si observamos que el desgaste es excesivo tendrán que ser reemplazadas.
  • Las zapatillas deportivas nuevas proporcionan una sensación cómoda y mullida gracias a su amortiguación, pero a medida que pasa el tiempo esa sensación va desapareciendo debido a que el sistema de amortiguación envejece y pierde sus propiedades, haciendo que la zapatilla sea más dura y absorba mucho menos los impactos. Cuando notemos en mayor medida el impacto del suelo en cada paso, habrá llegado el momento de retirar las zapatillas.
  • Los refuerzos y elementos estabilizadores de las zapatillas deportivas envejecen con el tiempo y el uso, perdiendo buena parte de su eficacia, lo que se traduce en una menor estabilidad y mayor posibilidad de sufrir esguinces. Si notamos la zapatilla cada vez más inestable y la pisada insegura, será el momento de plantearnos su renovación.
  • Si las zapatillas deportivas sufren un deterioro visible y están empezando a romperse, tienen deformaciones o las costuras se están separando, definitivamente es tiempo de comprar un nuevo par de zapatillas.
  • Muchas veces unas zapatillas deportivas gastadas no son reconocibles a simple vista, pero si ya ha transcurrido su vida útil, estimada en torno a 600-800 kilómetros, habrá llegado el momento de cambiarlas. Para ello tendremos que estimar el kilometraje recorrido o los meses de uso, siendo una buena medida cambiar las zapatillas después de 600-800 kilómetros de uso o alrededor de 4-6 meses.

Cómo alargar la vida útil de las zapatillas deportivas

Veamos algunas medidas que nos permitirán alargar la vida útil de las zapatillas deportivas:

  • Realizar un mantenimiento apropiado de las zapatillas deportivas, siguiendo las recomendaciones del fabricante.
  • Dejar descansar las zapatillas deportivas al menos 48 horas después de una sesión de entrenamiento intensa para que se recuperen los sistemas estabilizadores y de amortiguación.
  • Si tenemos más de un par de zapatillas deportivas y alternamos su uso facilitaremos su recuperación y alargaremos su vida útil.
  • Utilizar las zapatillas deportivas únicamente para su deporte específico, evitando caminar con ellas o hacer otro tipo de deportes.

Los comentarios están cerrados.