Calzado de montaña

Existen numerosas clases de calzado de montaña, ya que las diferentes modalidades deportivas en que se divide el montañismo son muy diferentes entre sí. En el calzado de montaña podemos encontrar modelos muy específicos, como los pies de gato o las botas de escalada en hielo, que sólo pueden emplearse en la modalidad para la que han sido concebidos, junto con otros más polivalentes, como las zapatillas de trail running o las botas de trekking de alta montaña, que pueden emplearse para diferentes actividades.

Calzado de montana

Modalidades del montañismo

El montañismo, que podríamos definir básicamente como la disciplina deportiva que consiste en ascender montañas a pie, es sin duda uno de los deportes más practicados en el mundo. Se encuentra dividido en numerosas modalidades:

  • Excursionismo: consiste en recorrer a pie zonas montañosas, con o sin senderos. La actividad suele desarrollarse durante un mismo día.
  • Senderismo: excursionismo sobre caminos balizados y homologados.
  • Trekking: excursionismo por terrenos de mayor dificultad, generalmente por lugares remotos sin señalización, con recorridos que duran más de una jornada.
  • Alpinismo: ascensión de grandes montañas.
  • Expediciones: alpinismo a gran altitud en cordilleras remotas.
  • Escalada en roca: consiste en superar paredes rocosas.
  • Escalada en hielo: recorridos en cascadas congeladas.
  • Escalada indoor: escalada en paredes artificiales o rocódromos.
  • Vías ferratas: recorridos de roca o senderos muy empinados equipados con presas y elementos de seguridad.
  • Esquí de montaña: también llamado esquí de travesía, consiste en recorrer la montaña invernal con esquís.
  • Carreras de montaña: carreras de running por montaña.
  • Barranquismo: consiste en el descenso de cañones y barrancos.

Botas de montaña

Dado que las diferentes modalidades del montañismo son muy diferentes entre sí, existen numerosos tipos de calzado para la montaña.

  • Zapatillas de trail running: básicamente son zapatillas de running reforzadas y con suela de tacos.
  • Zapatillas de trekking: similares a las zapatillas de trail-running pero más reforzadas y con suela más rígida. Indicadas para rutas sencillas en verano.
  • Botas de trekking de media montaña: cómodas, suela poco rígida y caña media. Recomendadas para baja y media montaña.
  • Botas de trekking para alta montaña: cuentan con caña alta y suela bastante rígida cramponable. Idóneas para montañismo estival y excursiones de media montaña invernales.
  • Botas de alta montaña: específicas para alta montaña, tienen caña alta, suela rígida apta para crampones automáticos y gran capacidad aislante. Existen modelos con botín interno, siendo la carcasa generalmente de plástico.
  • Botas de escalada en hielo: específicas para escalada en hielo, tienen suela totalmente rígida, caña más baja que las botas de alta montaña convencionales para ganar movilidad en el tobillo y materiales aligerados.
  • Botas de expedición: diseñadas para alpinismo expedicionario a gran altitud, generalmente llevan botín interno y polaina integrada.
  • Pies de gato: zapatillas diseñadas específicamente para escalar, se caracterizan por la suela de goma lisa y de gran adherencia.
  • Botas de aproximación: mezcla de zapatilla de trekking y pie de gato, están concebidas para efectuar la aproximación a las vías de escalada, por lo que permiten andar con una cierta comodidad y realizar pasos de escalada de baja dificultad.
  • Botas para vías ferratas: similares a las botas de trekking pero con suela muy rígida, adecuadas para vías ferratas y aristas de poca dificultad.
  • Botas de esquí de montaña: similares a las botas de esquí pero con suela de tacos y articulación del tobillo bloqueable.
  • Botas de barranquismo: especialmente adaptadas a condiciones acuáticas, llevan suela muy adherente en mojado y orificios para evacuar el agua.

Los comentarios están cerrados.