Baños de barro

Los baños de barro o lodoterapia, es una práctica terapéutica que se basa en la utilización del barro, el lodo, la arena o la arcilla como principal medio para revitalizar la salud de la piel, mediante su aplicación en cualquier parte del cuerpo. Los baños de barro generalmente se combinan con otros tratamientos, como masajes, exfoliación o duchas frías.

Banos de barro

Qué son los baños de barro

El baño de barro, que también se conoce como lodoterapia, es el uso del barro natural, arcilla o lodo con fines estéticos y/o terapéuticos. Por su alto contenido en minerales y otras sustancias naturales se le atribuyen efectos benéficos y revitalizantes que se conocen desde épocas muy antiguas.

Los beneficios de los baños de barro no solamente son efectos físicos sino también psicológicos, ya que contribuyen a lograr un estado de gran relajación que se traduce en liberación de tensiones.

Por sus beneficios físicos se utilizan para aliviar algunos problemas de la piel como acné, cicatrices, eczemas y psoriasis. También se recomiendan en caso de dolores musculares, óseos, problemas arteriales y artríticos ya que los lodos terapéuticos tienen propiedades calmantes, bactericidas, antiinflamatorias y antisépticas, por lo que pueden ser aplicados en todo el cuerpo y rostro.

En la actualidad los baños de barro gozan de gran difusión y se pueden disfrutar en clínicas de belleza, spas, balnearios e incluso en la comodidad del hogar, pues existen en el mercado presentaciones de alta calidad, fácil aplicación y precios accesibles.

Antes de un baño de barro se recomienda tomar una ducha que deje la piel absolutamente limpia y libre de obstrucciones para que los poros puedan absorber los nutrientes del barro.

Para mejores resultados se recomienda que el barro esté a una temperatura de entre 36 y 37°C, que es una temperatura similar a la de nuestro cuerpo, con el fin de que los poros estén dilatados y los nutrientes puedan penetrar. Esto también ayuda a que la mezcla tenga una consistencia adecuada para ser aplicada con uniformidad.

El barro debe dejarse actuar un mínimo de 10 minutos, durante los cuales se puede experimentar cierta somnolencia debido a las propiedades calmantes y relajantes del barro.

Una vez transcurrido el tiempo establecido, se recomienda finalizar la terapia con una ducha fría con el fin de cerrar los poros. Esto tendrá un efecto vigorizante que nos dejará una agradable sensación, además del deseo de tomar otro baño de barro lo antes posible.

Los comentarios están cerrados.