Aguas termales

Las aguas termales son un tipo de aguas minerales que salen del suelo con una temperatura superior a la temperatura superficial en al menos 5°C. Las aguas termales son aguas subterráneas que se calientan al llegar a cierta profundidad y suben después en forma de agua caliente, permitiendo su utilización terapéutica como baños o inhalaciones, entre otros usos.

Aguas termales

Qué son las aguas termales

Las llamadas aguas termales son aquellas que emergen de las capas geológicas subterráneas y su temperatura es por lo menos 5°C más que la temperatura de la superficie.

Generalmente las aguas termales son altamente mineralizadas y pueden llegar a ser muy cálidas. Debido a ello se les atribuyen cualidades terapéuticas, rejuvenecedoras, relajantes y muchas otras también muy benéficas para el ser humano.

La presencia de aguas termales está relacionada directamente con la presencia de fallas, volcanes o algunos otros accidentes geológicos. En esas regiones, el agua al descender a grandes profundidades se calienta hasta vaporizarse. Al acumularse el vapor la presión aumenta y el agua emerge a la superficie. En algunas regiones esta presión es muy elevada por lo que el agua brota con fuerza en forma de una gran columna o chorro y se le conoce como géiser.

No todas las aguas termales poseen las mismas características. Entre los minerales que se encuentran con mayor frecuencia podemos mencionar el hierro, cloro, bicarbonato, azufre, magnesio y calcio. Debido a estas diferencias se les atribuyen distintas propiedades terapéuticas según la región.

Según su temperatura, las aguas termales se clasifican en:

  • Hipotermales: 20-35°C.
  • Mesotermales: 35-45°C.
  • Hipertermales: 45-100°C.
  • Supertermales: 100-150°C.

En muchos países del mundo existe alguna región con aguas termales, pero en las zonas volcánicas se da con mucha mayor frecuencia. Entre estos países podemos mencionar Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Georgia, Honduras, Islandia, Japón, México, Nicaragua, Nueva Zelanda, Perú, República Checa, Rusia, Reino Unido, Uruguay y Venezuela.

En las regiones de aguas termales, la temperatura del agua no varía con las estaciones del año, por lo que también el ambiente es un poco más cálido. Esto brinda un mayor atractivo turístico durante las temporadas invernales.

Gracias a ello se han creado en algunos de estos lugares, grandes balnearios, spas y centros turísticos que pueden llegar a ser de gran lujo y exclusividad.