Agua mineral

Se denomina agua mineral al agua que contiene minerales u otras sustancias disueltas como sales, compuestos sulfurados y gases, que alteran su sabor o le dan un valor terapéutico. El agua mineral puede ser preparada o puede producirse de forma natural, en cuyo caso suele usarse en su fuente, creciendo usualmente un centro turístico a su alrededor.

Agua mineral

Qué es el agua mineral

Se le llama agua mineral a aquélla que contiene disueltos algunos minerales o sustancias que pueden alterar su sabor y otorgarle también propiedades terapéuticas. Estos minerales generalmente son sales, gases o compuestos sulfurados, por lo que puede ser efervescente.

No debe confundirse el agua mineral con el agua purificada, también llamada agua desmineralizada, agua sin gas o simplemente agua, que carece de los minerales que caracterizan al agua mineral y que producen el gas en el agua.

El agua mineral puede ser de origen natural o preparada. Cuando es de origen natural, emerge del subsuelo en un estado totalmente puro, libre de bacterias. La mineralización ocurre durante un proceso natural que comienza cuando el agua cae en forma de lluvia o escurrimientos producto de los deshielos. Se filtra muy lentamente a través de rocas y arenas en largos recorridos durante los cuales va adquiriendo los minerales hasta llegar al subsuelo y luego al manantial.

Durante todo este proceso en las entrañas de la tierra, el agua mineral queda libre de cualquier contaminante y su composición es única de acuerdo a la región. Mientras más profundo sea el origen del agua mineral, mayor es su pureza debido a la gran distancia de las fuentes contaminantes de la superficie terrestre.

Entre los minerales que se pueden encontrar en el agua, podemos mencionar calcio, magnesio, sodio, hierro, cloruro, fluoruro, bicarbonatos, fosfatos y potasio. Estos elementos aportan beneficios como por ejemplo el calcio que fortalece huesos y dientes así como el flúor.

Algunos otros minerales contenidos en el agua mineral contribuyen a la mejor oxigenación celular, la digestión, relajación muscular y a la correcta asimilación de otros nutrientes.

Según su contenido mineral, el agua mineral se clasifica como de mineralización muy débil, débil y fuerte, bicarbonatada, sulfatada, clorada, cálcica, ferruginosa, sódica, magnésica o fluorada.

Antiguamente era costumbre ir directamente a los manantiales a bañarse o beber el agua para obtener sus beneficios curativos, por lo que frecuentemente surgieron balnearios, spas, hoteles hidrópatas (usualmente abreviados como Hidros) y centros turísticos a su alrededor, llegando algunos a ser de gran exclusividad.

Con el tiempo, se encontró la forma de embotellar el agua mineral directamente en su origen con gran éxito, por lo que en la actualidad es muy común que las aguas minerales sean embotelladas en la fuente y distribuidas para su consumo.

Hoy en día hay más de 3.000 marcas de agua mineral disponibles comercialmente a nivel mundial. Muchos embotelladores aprovechan la gran demanda de agua pura embotellada para darle un sello de exclusividad y lujo embotellándola en envases originales de famosos diseñadores, lo que eleva considerablemente el precio.

Los comentarios están cerrados.