Piscina climatizada

Las piscinas climatizadas son piscinas que pueden utilizarse no sólo durante los meses de verano, sino también en primavera y otoño, o incluso todo el año, gracias a las instalaciones que incorporan, como sistema calefactor para calentar el agua, cubierta térmica o deshumidificador, en muchos casos usando el sistema de calefacción de la vivienda como fuente de calor.

Piscina climatizada

Climatización de piscinas

Normalmente, las piscinas descubiertas sin calefacción sólo se pueden aprovechar de 8 a 12 semanas al año, según su ubicación geográfica, la temperatura del entorno y la presencia o ausencia de aportación solar.

Instalando un sistema de climatización podemos aumentar la temperatura del agua y convertir una piscina sólo aptas para el verano en una piscina climatizada, con lo que conseguiremos una temporada de utilización mucho más amplia, desde la primavera hasta el otoño, o incluso todo el año.

Se pueden climatizar tanto piscinas cubiertas como piscinas descubiertas.

Piscinas climatizadas descubiertas

En las piscinas climatizadas descubiertas se emplean básicamente dos sistemas de climatización:

  • Sistema calefactor: el método más utilizado en piscinas climatizadas descubiertas es la energía solar, ya que resulta económico, eficiente y de fácil instalación. Otros sistemas como biomasa o geotermia sólo son rentables si ya están siendo utilizados para climatizar la casa.
  • Cubiertas: en las piscinas climatizadas exteriores son muy recomendables las cubiertas, ya que consiguen ahorrar costes de climatización y reducir la evaporación y la suciedad en la piscina. Hay muchos tipos de cubiertas para piscinas: rígidas, de lona, mantas térmicas, de invernaje, manuales, automáticas o telescópicas.

Piscinas climatizadas cubiertas

En las piscinas climatizadas cubiertas hay que calentar el agua y acondicionar el aire:

  • Sistema calefactor: los sistemas más empleados para la climatización de piscinas cubiertas son bombas de calor, energía solar, calderas y calentadores eléctricos. Estos sistemas no son excluyentes entre sí, y en ocasiones se dispone de un sistema principal y otro sistema de apoyo.
  • Acondicionamiento de aire: en las piscinas climatizadas interiores conviene regular la temperatura ambiente y la humedad generada por la evaporación, para evitar cambios térmicos bruscos y que la humedad del ambiente resulte poco confortable, provoque problemas respiratorios o favorezca la aparición de condensaciones, humedades, moho y hongos. Se pueden emplear deshumidificadores o la bomba de calor encargada de la climatización.

Piscinas climatizadas con la calefacción de la casa

En vez de instalar un sistema de calefacción exclusivo para la piscina, es posible calentar el agua de las piscinas climatizadas utilizando la calefacción de la vivienda como circuito primario.

En el intercambiador de calor, el circuito primario proporciona calor al circuito secundario, por el que circula el agua de la piscina. Este sistema permite obtener un rápido aumento de la temperatura y ventajas económicas muy interesantes según la fuente de calor utilizada.