Vinoterapia

La vinoterapia es una medicina alternativa que se basa en los beneficios terapéuticos del vino, combinándose generalmente con otras terapias como el masaje o la exfoliación. Actualmente el consumidor muestra un interés creciente hacia el turismo enológico, por lo que la vinoterapia añade al valor gastronómico del vino un componente terapéutico para la salud.

Vinoterapia

Qué es la vinoterapia

La vinoterapia es una medicina alternativa que consiste en brindar tratamientos a base de baños en vinos. Esta idea emerge fusionando las propiedades terapéuticas del vino con las terapias alternativas de de belleza y relajación.

El término vinoterapia procede de vinum, vino en latín, y therapeia, terapia o curación en griego.

Fue en una región cercana a Burdeos donde nació y tuvo una gran aceptación, por lo que se ha expandido rápidamente en el resto del mundo.

En los últimos años, el vino y su cultura han alcanzado una gran difusión y cada vez es mayor el número de personas en todo el mundo que está interesada en conocerla, sin limitarse únicamente en su degustación.

Por esa misma razón el turismo enológico se ha incrementado notablemente en la actualidad y la vinoterapia está incluida como muestra de algunos beneficios que el vino aporta a la salud, a pesar de que muchos científicos aseguran que en realidad carece de efectividad.

Los defensores de la vinoterapia aseguran que los antioxidantes que posee el vino contribuyen a tonificar los músculos, eliminar arrugas y manchas, tonificar los senos y glúteos, desaparecer la papada y la reducción del abdomen entre otros beneficios. También aseguran que no sólo desvanece las arrugas existentes sino que previene la aparición de nuevas líneas de expresión.

Para que un tratamiento de vinoterapia brinde los mayores beneficios se debe comenzar por exfoliar la piel y permitir que los poros estén abiertos y libres de obstrucciones para que las sustancias benéficas del vino se absorban bien.

Las inmersiones se realizan en cubas de cedro con sistema de hidromasaje con agua caliente a la que se adicionan vinos y extractos derivados de la uva.

Los vinos que se utilizan en vinoterapia son generalmente tintos. Entre los de uso más frecuente vemos:

  • Lambrusco por su alto contenido de minerales.
  • Sauvignon por sus cualidades tranquilizantes.
  • Chianti como relajante.
  • Rioja usado en muchos tratamientos y cosméticos.
  • Cabernet o Merlot por sus propiedades exfoliantes.

Los balnearios y spas donde se ofrecen estos tratamientos son generalmente muy lujosos y exclusivos, debido a que el turismo enológico es buscado principalmente por personas de gran cultura en busca de tranquilidad y relajación.