Cabina de ducha con cromoterapia

Una cabina de ducha con cromoterapia es una cabina de ducha que lleva incorporado un sistema de cromoterapia. En muchas ocasiones suelen incluir también baño de vapor, sauna seca e hidromasaje, por lo que permiten disfrutar de dichas terapias en la comodidad del hogar, con la ventaja de poder ser instaladas en el reducido espacio que ocupa una ducha convencional.

Cabina de ducha con cromoterapia

Qué es una cabina de ducha con cromoterapia

El deseo de los consumidores de disfrutar en la comodidad del hogar de una agradable sesión de cromoterapia, ha llevado a los diseñadores a incluir esta opción en las cabinas de ducha.

La cabina de ducha con cromoterapia nos ofrece la facilidad de disfrutar al mismo tiempo una terapia con color, un hidromasaje y una sauna, ya que muchos modelos suelen incluir también baño de vapor, sauna seca por infrarrojos e hidromasaje.

Según la cromoterapia, los colores producen efectos en nuestra mente y cuerpo. Las cabinas de ducha con cromoterapia incluyen focos halógenos que se gradúan según el ambiente deseado. Los colores más usuales son:

  • Amarillo: estimula el aprendizaje, ayuda a la desintoxicación y la digestión. Es el color de la alegría y la positividad.
  • Rojo: es el color de la energía y la vitalidad estimulando el sistema nervioso y el corazón.
  • Azul: mejora la concentración, relaja y tranquiliza. Reduce la presión sanguínea, favorece el sueño y calma el dolor.
  • Verde: calma y relaja. Se dice que equilibra cuerpo y alma y algunos le atribuyen el poder de calmar la fiebre.

La cabina de ducha con cromoterapia puede incluir baño de vapor o sauna seca, y ofrece la ventaja de poder ser instalada en el reducido espacio que ocupa una ducha convencional.

Además, sus características impiden que el vapor o la humedad salgan de la cabina y dañen los acabados del cuarto de baño.

También existen cabinas de ducha con cromoterapia con capacidad para más de una persona, todo depende del espacio de que se disponga para su instalación. Algunas son premoldeadas por lo que vienen ya con asientos fijos, mientras que otras los tienen de tipo plegable.

Las cabinas de ducha con cromoterapia se fabrican en diversos materiales: los exteriores generalmente son de cristal templado o acrílico, mientras que para los murales se utiliza fibra de vidrio, plásticos, piedra, cerámica o madera, entre otros.

Una cabina de ducha con cromoterapia puede convertir un simple cuarto de baño en un santuario personal. Debido a la demanda se producen en grandes volúmenes, por lo que pueden resultar muy accesibles, aunque existen también modelos muy lujosos y sofisticados.

Los comentarios están cerrados.