Sauna seca

La sauna seca, también llamada sauna finlandesa o simplemente sauna, es un baño de sudoración que se realiza en un recinto a muy alta temperatura, que se caracteriza por realizarse a temperaturas entre los 80 y 90°C y una humedad relativa baja, nunca superior al 20%. La sauna seca es de origen finlandés y se suele realizar con contrastes de temperatura.

Sauna seca

Qué es la sauna seca

El baño sauna finlandés o sauna seca, se diferencia de otros como el baño ruso o el turco precisamente porque se lleva a cabo en un ambiente muy caliente (70° a 110°C) y seco.

Solamente existe la humedad necesaria para poder respirar y es mínima de un 15% y nunca mayor al 25%. Debido a esto, se recomienda cubrir el cabello con algún tipo de tratamiento o toallas húmedas para evitar el resquebrajamiento por resequedad.

Dentro de la cabina para sauna seca, la temperatura en los bancos inferiores puede ser de unos 40 a 50°C, ascendiendo según la altura hasta en los superiores alcanzar hasta 100° C. Estas altísimas temperaturas sólo son soportables debido a la falta de humedad.

Aunque los mayores beneficios de la sauna seca es la eliminación de toxinas, la creencia de que se pierde peso es errónea, ya que solo se pierde humedad que se recupera rápidamente al salir.

Algunos estudios han demostrado que efectivamente la cantidad de sustancias tóxicas como el plomo eliminadas, que se han encontrado en el sudor durante un sauna, es muy alto por lo que sí es realmente benéfico además de sus cualidades relajantes.

La cultura y la etiqueta de la sauna seca han ido evolucionando en distintas formas de acuerdo a los países y sus características culturales. En un principio, en Finlandia, que es donde se originó el baño sauna, era una tradición que integraba a la familia completa.

Con el tiempo, por distintas razones, fueron proliferando las saunas secas públicas y aunque en algunas se conservó la costumbre de entrar juntos hombres y mujeres, generalmente se separan, aunque en ocasiones se da la opción de salas familiares para quienes así lo prefieran.

Aunque en algunos lugares haya personas de ambos sexos, la sauna seca no tiene ninguna connotación de tipo sexual. Al contrario, es un espacio y momento propios para meditar y relajarse, por lo que la iluminación es generalmente tenue y se desarrolla muy poca o ninguna conversación.

Antiguos proverbios vikingos afirman que "En la sauna como en la iglesia se requiere recogimiento", así como que "Dentro de la sauna todo se evapora, incluyendo la ira".

Los comentarios están cerrados.