Cámaras domésticas de videovigilancia

Las cámaras domésticas de videovigilancia son videocámaras digitales concebidas para el cuidado de bebés y mascotas, así como para asegurar una casa del acceso no autorizado por parte de terceros o controlar el interior de un domicilio. Hoy en día las cámaras domésticas de videovigilancia son fáciles de instalar y utilizar, existiendo numerosos modelos que se controlan mediante una aplicación para el teléfono móvil o tableta.

Camaras domesticas de videovigilancia

Características de las cámaras domésticas de videovigilancia

Las cámaras domésticas de videovigilancia, también llamadas monitores de videovigilancia, cámaras de vigilancia para bebés, vigila bebés o baby cam, se utilizan tanto para controlar bebés durante la noche o cuando están a cargo de un cuidador, como para garantizar la seguridad del domicilio monitorizando un lugar concreto de la vivienda.

En la actualidad, la captación de imágenes con fines de vigilancia para monitorizar entornos domésticos es una práctica muy común, por lo que podremos encontrar en el mercado una amplia gama de equipos de videocámaras para videovigilancia en el ámbito doméstico de fácil instalación, cuyos precios varían en función de la calidad y las distintas funciones.

Veamos algunas características que suelen tener las cámaras domésticas de videovigilancia:

  • Resolución de imagen en alta definición a 720p.
  • Zoom digital.
  • Sensor de infrarrojos para visión nocturna.
  • Micrófono.
  • Altavoz.
  • Sensores detectores de movimiento, temperatura y sonido que detectan las variaciones de dichos parámetros. En algunos modelos los sensores permiten gestionar alarmas y notificaciones en función de la temperatura, el sonido o el movimiento del bebé.
  • Reproductor de nanas que puede programarse para reproducirlas en el momento y al volumen que seleccione el usuario, o bien automáticamente en respuesta a determinadas condiciones detectadas por los sensores.
  • Objetivo gran angular para capturar imágenes de forma más amplia.
  • Conexión a Internet vía Wi-Fi, de tal manera que la videocámara se puede controlar mediante un programa de ordenador o a través de una app para smartphone.
  • Algunos modelos pueden gestionar diferentes cámaras al mismo tiempo.

Con el auge de los teléfonos inteligentes (smartphones) cada vez son más frecuentes las cámaras domésticas de videovigilancia que utilizan una aplicación para monitorizar y gestionar la cámara. De este modo, los padres pueden controlar a su hijo o mascota en todo momento de forma remota desde el teléfono móvil o tableta.

Por ejemplo, en muchos dispositivos además de visualizar las imágenes desde un teléfono móvil, los usuarios pueden grabar imágenes o vídeos desde la propia aplicación, ya sea guardando las grabaciones del monitor en un dispositivo remoto, en un servicio de almacenamiento en la nube o en la propia cámara mediante una tarjeta de memoria SD.

Respecto a la legalidad de las cámaras domésticas de videovigilancia, debe tenerse en cuenta que en la mayoría de países la grabación de imágenes para vigilancia está regulada por la legislación de protección de datos de carácter personal, aunque por lo general, esta legislación no afecta a la grabación de vídeo en entornos domésticos o personales.

Por ello, antes de instalar o utilizar un sistema doméstico de grabación de imágenes que afecte a personas, como empleadas domésticas que prestan servicios en el interior de un domicilio, así como para controlar espacios comunes de una comunidad de vecinos o una urbanización privada, debemos asesorarnos convenientemente para asegurarnos de que cumpimos lo dispuesto en la legislación vigente.

Los comentarios están cerrados.