Webcam

Una webcam o cámara web, es una pequeña cámara de vídeo conectada a un ordenador o integrada en un dispositivo portátil, que captura imágenes y sonido, generalmente para utilizarlas en servicios de Internet como videochat, videoconferencia o mensajería instantánea. Aunque hay cámaras web que capturan imágenes con resolución 720p, lo más común es una resolución de 640×480 pixels.

Webcam

Qué es una webcam

Se define a la webcam como una pequeña cámara de vídeo conectada a un ordenador o integrada en un dispositivo portátil, como puede ser un teléfono móvil o un tablet, que permite registrar, grabar, reproducir y transmitir imágenes en movimiento, que pueden ser enviadas a través de Internet y utilizarlas en servicios como videochat, videoconferencia o mensajería instantánea.

La tecnología de las webcam hace posible una transmisión que puede ser privada, como complemento ideal de comunicaciones directas, o pública, por medio de las diferentes formas de transmisión que ofrece Internet.

Las funciones de las webcam no se agotan en la filmación de secuencias, sino que usualmente también cuentan con función fotográfica. Además, algunos modelos de webcam están dotados de zoom óptico y digital.

A diferencia de las cámaras IP, que emiten las imágenes directamente a la red sin necesidad de un ordenador, las webcam se caracterizan por su dependencia de una conexión al ordenador o a un dispositivo portátil, como puede ser un teléfono móvil, un tablet o un ordenador portátil, que captura imágenes y sonido.

La conexión de las webcam al dispositivo anfitrión y su consiguiente alimentación eléctrica se realiza generalmente mediante una conexión USB, suficiente para cumplir con su cometido de transmitir imágenes vía internet en tiempo real y en intervalos breves.

Las webcam se erigen como el complemento ideal de las comunicaciones virtuales, que son posibles gracias a servicios como videochat, videoconferencia o mensajería instantánea, plasmados en aplicaciones como Skype o Messenger.

Dentro de las exigencias básicas que tiene la óptima utilización de una webcam, es la disponibilidad de una conexión de banda ancha, puesto que de lo contrario la comunicación en tiempo real se ve interrumpida casi permanentemente y la transmisión de las imágenes se atasca, asemejándose a una sucesión de fotografías.

Hoy en día hay cámaras web que capturan imágenes de alta resolución con una definición 720p, pero lo más común es una resolución de 640×480 pixels, que aunque no es una resolución muy alta, aporta suficiente solvencia a la imagen en directo.

Actualmente, la evolución de la tecnología implementada en las webcam ha hecho posible que estos pequeños dispositivos cuenten con objetivos estándar, teleobjetivos y grandes angulares.

Debemos destacar que, mientras que el ojo humano necesita procesar 24 imágenes por segundo para que el cerebro las considere como imágenes en movimiento, la tecnología utilizada habitualmente en las webcam puede proporcionar 30 imágenes por segundo.

Los comentarios están cerrados.