Piscinas climatizadas cubiertas

Las piscinas climatizadas cubiertas permiten la utilización de la piscina todo el año de forma ininterrumpida, ya que el agua del vaso se encuentra siempre a una temperatura ideal para el baño. En las piscinas climatizadas cubiertas no sólo debe calentarse el agua, sino que también debe climatizarse el aire, regulando la temperatura ambiente y la humedad generada por la evaporación, para que el ambiente resulte confortable.

Piscinas climatizadas cubiertas

Características de las piscinas climatizadas cubiertas

Las piscinas cubiertas o piscinas de interior, son instalaciones acuáticas para practicar la natación muy demandadas por los usuarios en los meses fríos, en los que la temperatura del agua en las piscinas descubiertas sin climatizar no es apta para el baño.

Aunque las piscinas cubiertas más conocidas son las de titularidad pública, también están muy extendidas las piscinas de interior particulares, ya que es una dotación que proporciona un alto grado de confort a una vivienda, a la vez que revaloriza la propiedad.

Cuando se pretende climatizar piscinas cubiertas, hay que realizar dos procesos:

  • Calentar el agua.
  • Acondicionar el aire.

Calentar el agua

En las piscinas climatizadas el vaso está sometido a un proceso de calentamiento, con el fin de regular su temperatura y que ésta se encuentre dentro del rango considerado apropiado para vasos climatizados, entre 24 y 30°C.

Para calentar el agua de una piscina se debe emplear un sistema calefactor, siendo los sistemas más empleados para la climatización de piscinas cubiertas las bombas de calor, energía solar, calderas, calentadores eléctricos y la energía solar. Estos sistemas no son excluyentes entre sí, e incluso en ocasiones se dispone de un sistema principal y otro sistema de apoyo.

En vez de instalar un sistema de calefacción exclusivo para la piscina, otra alternativa es calentar el agua de la piscina utilizando la calefacción de la vivienda como circuito primario. En el intercambiador de calor, el circuito primario proporciona calor al circuito secundario, por el que circula el agua de la piscina. Este sistema permite obtener un rápido aumento de la temperatura y ventajas económicas muy interesantes según la fuente de calor utilizada.

En las piscinas climatizadas el sistema de climatización por energía solar puede ser considerado como sistema de apoyo, esto se debe a las complicaciones que presentan al intentar climatizar grandes volúmenes de agua, por lo tanto es implementado como sistema de apoyo de otro sistema como una bomba de calor, capaces de aclimatar grandes volúmenes pero a un coste energético importante, por lo que se busca un sistema de apoyo renovable y barato. Los paneles solares colocados sobre el techo del edificio pueden disminuir en gran parte el consumo de energía producido por la aclimatación del agua, además de permitirnos climatizar el agua de nuestra piscina mediante energías renovables, limpias y baratas.

Acondicionamiento del aire

En las piscinas climatizadas interiores no solo debe ser adecuada la calidad y temperatura del agua, sino también la calidad del aire para que no se produzcan riesgos para la salud, por lo que se debe garantizar una buena renovación del aire. Además, la temperatura seca del aire de los locales que alberguen piscinas climatizadas se mantendrá entre 1 y 2°C por encima de la temperaturas del agua del vaso.

Por ello, conviene regular la temperatura ambiente y la humedad generada por la evaporación, para evitar cambios térmicos bruscos y que la humedad del ambiente resulte poco confortable, provoque problemas respiratorios o favorezca la aparición de condensaciones, humedades, moho y hongos. Se pueden emplear deshumidificadores o la bomba de calor encargada de la climatización.

Los comentarios están cerrados.