Mensajería instantánea

La mensajería instantánea es un sistema de transmisión de mensajes de texto en el que la transmisión de datos se realiza de manera inmediata entre dos o más participantes a través de Internet u otros tipos de redes. La mensajería instantánea difiere de otras tecnologías como el correo electrónico en que se trata de una forma de comunicación en tiempo real. Algunas aplicaciones de mensajería instantánea más avanzadas, además de texto pueden agregar transferencia de archivos, hipervínculos, VoIP (voz sobre IP) o videochat.

Mensajeria instantanea

Qué es la mensajería instantánea

La mensajería instantánea es un sistema que permite la transmisión de mensajes de texto en tiempo real, facilitando la comunicación entre dos o más personas. En la mensajería instantánea los textos son enviados usando la conexión a una red, generalmente requiere de una conexión a Internet. Un ejemplo claro de este sistema son las páginas de chat y las diferentes aplicaciones con funciones similares, que se usan en ordenadores y teléfonos móviles actualmente. La mensajería instantánea también es conocida con las letras IM (en inglés “Instant Messaging”).

La mensajería instantánea ofrece transmisión de texto en tiempo real a través de Internet o en una red de área local. Por lo general los mensajes son transmitidos bidireccionalmente entre dos partes, cuando el usuario selecciona “Enviar”. Algunas aplicaciones de mensajería instantánea pueden utilizar tecnología push para enviar el texto a medida que se compone, transmitiendo los mensajes carácter por carácter.

Por lo general, además de texto se pueden enviar emoticonos. Algunos servicios de mensajería instantánea avanzados pueden añadir la transferencia de archivos multimedia (imágenes, audio y vídeo), hipervínculos, voz sobre IP o chat de vídeo. También es posible enviar ubicaciones geográficas y contactos.

La mensajería instantánea difiere de otras tecnologías como el correo electrónico en la transmisión casi en tiempo real de las comunicaciones por parte de los usuarios. Algunos sistemas permiten que los mensajes se envíen a usuarios no conectados (mensajes offline), en ocasiones el mensaje a la cuenta de correo electrónico asociada.

La IM proporciona una comunicación muy eficaz, ya que permite la recepción inmediata de acuse de recibo o respuesta. En muchos casos, la mensajería instantánea incluye funciones adicionales, por ejemplo, los usuarios pueden verse entre sí a través de cámaras web, o hablar directamente mediante un micrófono y auriculares o altavoces. Muchas aplicaciones permiten la transferencia de archivos, aunque generalmente el tamaño de archivo permitido está limitado. Además, normalmente es posible guardar una conversación de texto para referencia posterior, ya que los mensajes se registran a menudo en un historial de mensajes.

Aunque algunos servicios de IM son prestados por sistemas de mensajería instantánea específicos, otros son proporcionados como una parte de una aplicación más amplia, como ocurre con las redes sociales o algunos servicios de correo electrónico, que suelen disponer de su propio servicio de mensajería instantánea. Desde la llegada de los teléfonos inteligentes, las redes sociales se están convirtiendo en la principal base de usuarios de la mayoría de servicios de mensajería instantánea.

Respecto al funcionamiento de la mensajería instantánea, para su funcionamiento se requiere principalmente de un cliente de mensajería instantánea, que es el software que se conecta al servidor y hace posible la comunicación entre los usuarios. Los usuarios también deben estar conectados a una red, ya sea una red local o a Internet (según se requiera).

Actualmente existe un gran número de clientes de mensajería instantánea, algunos son exclusivos para móviles y otros son multiplataforma, lo que le permite al usuario conectarse desde un teléfono o desde un ordenador usando la misma cuenta. Todos los clientes requieren de una conexión a Internet y que tanto el emisor como el receptor cuenten con el mismo software instalado, o que sea compatible.

Cada servicio de IM generalmente proporciona su propio cliente, ya sea un software instalado por separado o un cliente basado en el navegador web. Por lo general, sólo funcionan dentro de la misma red de mensajería instantánea, aunque algunos funcionan con otros servicios. Existen aplicaciones de software cliente de terceros que se conectan con la mayoría de los principales servicios de IM.

Para hacer uso de estas aplicaciones el usuario debe estar registrado y tener entre sus contactos a la persona (o personas) con la que desea hablar, o al menos tener permisos que le permitan enviar mensajes.

Aunque cada cliente de mensajería instantánea posee sus propias normas y su forma de funcionamiento, estos programas suelen coincidir en algunas cosas. Generalmente, cada usuario tiene una identificación, por la que otros pueden encontrarlo o identificarlo en la lista de contactos, en la mayoría de los clientes de mensajería instantánea, esto es personalizable. Cada usuario puede establecer un estado (disponible, ocupado, etc.) indicando su disponibilidad o su estado de ánimo. Se pueden enviar y recibir invitaciones, para ampliar la lista de contactos o formar parte de los contactos de otros usuarios. La lista de contactos es modificable.

Los comentarios están cerrados.