Piscinas climatizadas con la calefacción de la casa

Las piscinas climatizadas utilizan un conjunto de sistemas que permiten que puedan ser utilizadas durante todo el año, como sistemas de calefacción, cubiertas y deshumidificadores. En muchas instalaciones se emplean los mismos sistemas de calefacción que se utilizan para calentar la casa, lo que puede suponer a los propietarios de la piscina un notable ahorro en la factura de la calefacción durante el invierno.

Piscinas climatizadas con la calefaccion de la casa

Climatización de piscinas con la calefacción de la casa

Una piscina proporciona grandes satisfacciones, pero generalmente sólo durante un corto período de tiempo, ya que fuera de los meses de julio y agosto la temperatura del agua es fría. En primavera y otoño suelen existir muchos días soleados en los que apetece un baño, claro está si la temperatura del agua lo permitiese. Un calentamiento artificial del agua del vaso nos puede proprocionar una temporada de uso mucho más amplia, desde la primavera hasta el otoño, o incluso en invierno.

En algunas viviendas o instalaciones, en lugar de instalar un sistema de calefacción exclusivo para la piscina, se utiliza el mismo sistema de calefacción del edificio para climatizar el agua de la piscina. El funcionamiento de este tipo de sistemas se basa en la existencia de 2 circuitos de calefacción, unidos mediante un intercambiador:

  • La calefacción de la vivienda es el circuito primario.
  • El agua de la piscina circula por el circuito secundario.
  • El circuito primario proporciona calor al circuito secundario en el intercambiador de calor.

Así pues, en la climatización de una piscina mediante un intercambiador de calor, se transmite el calor de la calefacción de la vivienda directamente a la piscina aprovechando la circulación del agua a través de la bomba de la piscina. De esta manera, el calor del agua caliente de lau instalación existente se transmite al agua de la piscina. Además, ambos circuitos son distintos y no se mezclan.

Este sistema, dado que incorpora un intercambiador de calor entre el agua y el sistema de climatización, permite controlar mejor la temperatura del agua. Si la caldera de la vivienda es suficientemente potente, la subida en temperatura de la piscina es generalmente muy rápida.

Climatizar una piscina con la calefacción de la casa es una solución excelente si la piscina no se encuentra demasiado lejos de la vivienda. Además, la instalación es bastante simple, el coste razonable y supone un notable ahorro económico en la factura de la calefacción, en función de la fuente de calor utilizada.

Si la vivienda dispone de sistema eléctrico de calefacción, por ejemplo mediante bomba de calor, dado que la piscina se puede calentar de noche y que el precio de la electricidad con tarifa nocturna es muy inferior al habitual, es posible calentar la piscina con un notable ahorro respecto a un sistema eléctrico convencional.

Para poder usar el sistema de calefacción del edificio próximo a la piscina, es necesario asegurarse de que la capacidad calorífica del sistema de calefacción ya instalado es suficiente. No todas las calderas pueden aguantar este tipo de sistema, por lo que antes de elegir esta técnica es importante comprobar que la caldera podrá soportar la nueva carga solicitada.

Si la piscina no se utiliza en invierno, por lo general esto no supone ningún problema, ya que durante la temporada normal de uso de la piscina los requerimientos de calefacción de la vivienda no son importantes. Si se trata de una vivienda de nueva construcción se debe planificar el sistema de calefacción para que sea capaz de abastecer simultáneamente las necesidades de la edificación y las de la piscina.