Piscinas desmontables

Las piscinas desmontables son piscinas cuya principal característica es que el propio usuario las puede montar y desmontar fácilmente, ya que se comercializan en forma de kit que incluye todo lo necesario. Las piscinas desmontables son una buena opción para disfrutar de una piscina de forma rápida y sin realizar obras, ya que se adaptan a cualquier espacio, son económicas, fáciles de montar, no necesitan obras ni permisos, tienen poco mantenimiento y son duraderas.

Piscinas desmontables

Características

Las piscinas desmontables resultan una alternativa perfecta cuando no se dispone de espacio, tiempo o presupuesto para instalar una piscina de obra o prefabricada, así como cuando existen impedimentos legales. Veamos las principales ventajas de las piscinas desmontables:

  • Precio económico.
  • Rápida instalación, las piscinas desmontables son autoportantes, no necesitan obras ni permisos. El único requisito es disponer de un suelo firme, bien nivelado y homogéneo, sin raíces ni objetos punzantes.
  • Desmontaje sencillo, las piscinas desmontables se desinstalan fácilmente para el invierno o cuando se necesite espacio en el jardín.
  • Se ubican en cualquier lugar de la casa.
  • Son muy duraderas.
  • El mantenimiento de las piscinas desmontables es sencillo, muchos modelos incluyen depuradora.
  • Hay gran variedad de tamaños y formas disponibles.
  • Las piscinas desmontables ofrecen prestaciones similares a las piscinas de obra y prefabricadas.
  • Las piscinas desmontables pueden colocarse elevadas (encima del suelo), semienterradas (sobresalen del terreno menos que las elevadas) o enterradas (quedan completamente integradas).

Respecto a las desventajas de las piscinas desmontables, podemos citar las siguientes:

  • Debemos acoplarnos a las formas y tamaños estándar, que son bastante limitados, generalmente son redondas, octogonales o rectangulares.
  • Si queremos un diseño personalizado, en caso de encontrar un fabricante dispuesto a realizarlo, el precio será elevado.
  • Generalmente las piscinas desmontables se instalan en verano y se desinstalan en invierno, lo que puede resultar pesado.

Tipos

Hay varios tipos de piscinas desmontables:

  • Piscinas hinchables: son piscinas de tamaño reducido y poco volumen, sin apenas mantenimiento, estando orientadas al público infantil. Se instalan rápidamente ya que carecen de estructura rígida, sólo hay que inflar la piscina y llenarla, la presión del agua hace subir las paredes, siendo un sistema perfectamente estable. Son las piscinas desmontables más baratas.
  • Piscinas de liner: constan de dos componentes, el liner y la estructura exterior. La estructura rígida exterior soporta la presión del agua y puede consistir en una estructura tubular metálica o bien en una estructura de paneles perimetrales de acero o madera. El liner es una lona de PVC de una pieza flexible y reforzado, que recubre la estructura e impermeabiliza la piscina. Son piscinas ligeras y fáciles de transportar y guardar en invierno.
  • Piscinas de acero: se fabrican con paneles de acero y son las más duraderas por tratarse de acero con un tratamiento contra la oxidación.
  • Piscinas de madera: son las más atractivas por su estética, pero exigen un mayor mantenimiento.

Con las piscinas desmontables, tener piscina en casa está al alcance de todos los bolsillos y necesidades. Las piscinas desmontables se adaptan a cualquier hogar o terreno con facilidad, resultan muy fáciles de montar y desmontar, no necesitan ningún tipo de obra, ofrecen una elevada durabilidad y el mantenimiento es mínimo, por lo que resultan perfectas para quienes no tienen espacio suficiente para construir otro tipo de piscina en su casa.

Los comentarios están cerrados.