Piscinas de hormigón

Las piscinas de hormigón son piscinas de obra en las que los muros son de hormigón, a modo de muros de contención. Puede emplearse hormigón convencional vaciado en el encofrado, o bien hormigón proyectado, que se aplica a presión con una pistola. Las piscinas de hormigón son más costosas que otros tipos de piscinas por el trabajo que precisan, pero ofrecen larga duración, resistencia estructural y dimensiones totalmente personalizadas.

Piscinas de hormigon

Características de las piscinas de hormigón

Las piscinas de hormigón son las más comunes tanto en hogares como en instalaciones deportivas, ya que son las mejores y más duraderas sin ninguna duda, aunque también las más caras. Sin duda son piscinas de alta calidad y gran resistencia, y su vida útil supera ampliamente a cualquiera de sus competidoras en el sector.

Se construyen excavando el terreno y forrando luego la tierra con una lámina de poliéster. Después se coloca el armazón de hierro que armará el vaso, y después se cubre todo con hormigón, ya sea vertido en el encofrado o aplicado con pistola (hormigón gunitado).

Podemos distinguir principalmente dos tipos de piscinas de hormigón:

  • Hormigón vaciado en el encofrado: es el sistema tradicional para construir una piscina de hormigón armado. La malla de acero y el encofrado se instalan de forma manual y el hormigón se vierte con maquinaria tradicional para hormigonar. Son piscinas construidas a la manera tradicional, los muros se construyen de hormigón vaciado a modo de muros de contención. Las formas geométricas son las tradicionales.
  • Hormigón gunitado: también llamado gunita, hormigón proyectado o shotcrete, se caracteriza por que se aplica a presión con una pistola, mediante mangueras que expulsan hormigón a presión, por lo que la instalación es mucho más rápida. El hormigón se expulsa a alta presión, lo que provoca que se distribuya de manera homogénea y compacta, creando así una estructura de alta resistencia y durabilidad. Con el hormigón proyectado se evitan las juntas y fisuras, se mejora la estanqueidad de la piscina, se adapta mejor a las superficies curvas y su instalación es más rápida. Además, permite muchos acabados diferentes, además de diferentes formas y colores.

Actualmente las piscinas de hormigón proyectado son la opción más habitual y las que más cuota de mercado están ganando, ya que requieren de menos tiempo para ser instaladas y además ofrece una gran resistencia estructural.

En las piscinas de hormigón, si las comparamos con otro tipo de piscinas, las dimensiones de la piscina son totalmente personalizadas, lo que hace que sean las preferidas por un gran número de usuarios que cuentan con piscina en su casa. Además, estas piscinas pueden terminarse de distintas formas, ya que permiten la instalación de pinturas especiales, gresite o liner armado, lo que da mayor resistencia al vaso de la piscina.

La mayor desventaja de las piscinas de hormigón es su mayor precio que otros tipos de piscinas, aunque esto se compensa con su mayor durabilidad y calidad, por lo que resultan muy interesantes para quienes desean realizar una obra que revalorice su propiedad.