Piscinas prefabricadas

Las piscinas prefabricadas son piscinas que no se construyen en su ubicación sino que se transportan hasta allí por piezas y sólo deben instalarse. Las piscinas prefabricadas se caracterizan por su rapidez de instalación, bajo coste y prestaciones similares a las de obra, existiendo básicamente tres tipos, las monobloque fabricadas en una pieza de poliéster con fibra de vidrio, las de liner que consisten en una estructura exterior recubierta por una lona de PVC y las de acero.

Piscinas prefabricadas

Características

A la hora de instalar una piscina en nuestro jardín, disponemos de varias posibilidades, como las piscinas de obra, las piscinas prefabricadas o las piscinas desmontables, entre otras.

Veamos las principales ventajas de las piscinas prefabricadas:

  • Las piscinas prefabricadas se colocan con gran rapidez, acortando los tiempos de instalación.
  • La instalación es sencilla. Tras realizar la excavación del terreno, se vierte un lecho de grava para disponer de una base nivelada, se coloca el vaso de la piscina, se instalan las tuberías y se rellenan los laterales para asentarla.
  • Por su proceso de fabricación e instalación, las piscinas prefabricadas resultan relativamente económicas.
  • Pueden instalarse en lugares pequeños, donde no hay espacio para un vaso de hormigón.
  • En ocasiones pueden instalarse piscinas prefabricadas en lugares donde existen impedimentos legales para colocar una piscina de obra.
  • Dado que carecen que cimientos, muros de hormigón y albaliñería de refuerzo, ofrecen gran ligereza, pudiéndose instalar en áticos, azoteas o encima de garages.
  • Las prestaciones de las piscinas prefabricadas son muy similares a las piscinas de obra en cuanto a estabilidad y resistencia a choques, roturas, deformaciones, cambios de temperatura, agentes químicos y atmosféricos.
  • Se comercializan en gran cantidad de modelos y tamaños para que se puedan adaptar a cualquier espacio o terreno.

Respecto a los inconvenientes de las piscinas prefabricadas, podemos citar:

  • Aunque existen numerososo modelos, tendremos que adaptarnos a los tamaños y formas estándar.
  • Exigen un mantenimiento adecuado, de lo contrario pueden sufrir desperfectos difíciles de reparar.
  • Las piezas grandes necesitan accesos amplios para el transporte.
  • Aunque la instalación es sencilla debe realizarse cuidadosamente, ya que una instalación deficiente puede ocasionar daños irreparables. Por ello, aunque algunos modelos se comercializan en forma de kit instalable por el propio usuario, se recomienda su construcción por parte de profesionales.

Tipos de piscinas prefabricadas

Básicamente hay tres tipos de piscinas prefabricadas:

  • Piscinas prefabricadas de poliéster (también llamadas de fibra, monobloque o monoblock): están fabricadas en una sola pieza de poliéster reforzado con fibra de vidrio, un material con buena resistencia y durabilidad, con un acabado suave y liso, lo que facilita mucho la limpieza.
  • Piscinas prefabricadas de liner: constan de dos componentes, la estructura exterior y el liner. La estructura exterior se compone de paneles perimetrales, está destinada a aguantar la presión del agua y del terreno y puede estar fabricada en acero, madera o material plástico. El liner es una lona o revestimiento de PVC flexible de una sola pieza que recubre la estructura e impermeabiliza la piscina.
  • Piscinas prefabricadas de acero: su principal característica estructural es que soportan grandes presiones de agua sin sufrir el más mínimo deterioro, ya que son altamente resistentes. Se fabrican con paneles de acero, los cuales conforman el vaso muy resistente y estanco. Son más costosas que otros tipos de piscinas pero ofrecen mayor seguridad y una vida útil superior, puesto que soportan el paso del tiempo sin apenas presentar deterioros.