Masaje infantil

El masaje infantil para bebés, masaje infantil o masaje para bebés, es una técnica de masaje cuyo objetivo principal es favorecer el contacto afectivo entre el bebé y sus padres. Entre otros beneficios, el masaje infantil facilita el sueño del bebé, refuerza su sistema inmunológico, ayuda a reforzar los vínculos afectivos positivos y proporciona confianza y seguridad a los padres.

Masaje infantil

Qué es el masaje infantil para bebés

Existen múltiples estudios científicos cuyos resultados demuestran que el contacto físico entre el bebé y sus padres es fundamental, sobre todo en sus primeros años. Además del alimento, el bebé necesita ser nutrido de afecto y ternura, y no sólo en forma verbal, por lo que el masaje infantil resulta sumamente benéfico.

El masaje infantil proporciona beneficios tanto a los bebés como a los padres que lo aplican:

  • Al bebé le ayuda a relajarse y a dormir mejor. Sus vínculos afectivos se fortalecen y le da facilidad de expresar mejor sus emociones. Le da sensación de seguridad por lo que se eleva su autoestima. Contribuye a la integración de su esquema corporal.
  • A los padres les facilita la comprensión del lenguaje corporal del bebé y a reforzar su intuición y comunicación no verbal. Mejora la calidad del tiempo en su compañía favoreciendo la creación de vínculos y la integración familiar.

Para proporcionar un masaje infantil para bebés cualquier momento del día es adecuado. Cuando el bebé es muy pequeño, estos masajes contribuyen a aliviar los cólicos, aunque no los quitan del todo.

Los movimientos deben ser suaves, giratorios y con la palma de la mano bien abierta. Se puede utilizar un poco de aceite para dar fluidez a los movimientos y no lastimar al bebé.

Durante el masaje infantil mismo bebé va dictando la pauta sobre la duración del masaje. Es importante tener las manos tibias al momento de acariciar al bebé.

La secuencia de masaje infantil debe comenzar por los pies e ir ascendiendo a piernas, espalda, brazos y por último el vientre, pero sin impedir los movimientos del bebé ni forzar la postura.

El masaje infantil para bebés es una forma agradable y fácil de establecer el primer contacto con el bebé. De este modo, los padres fomentan una comunicación que será determinante en el desarrollo social de sus hijos e influirá directa y positivamente en su salud mental, emocional y física, no sólo en sus primeras etapas sino durante toda su vida.