Masaje deportivo

El masaje deportivo es el masaje que se efectúa para preparar a un deportista antes, durante y después de la práctica deportiva. Por ello, el masaje deportivo se aplica con la finalidad de mejorar el rendimiento, alcanzar una puesta en forma óptima, mejorar la recuperación y prevenir y evitar lesiones, así como acelerar la rehabilitación de las mismas.

Masaje deportivo

Qué es el masaje deportivo

El masaje deportivo es aquél que, a través de manipulaciones y maniobras manuales, proporciona beneficios destinados a incrementar el rendimiento, a prevenir y curar lesiones y preparar el cuerpo para una sesión de actividad física intensa o para relajarlo tras ella.

El masaje deportivo generalmente actúa sobre los tejidos blandos, como la piel, los músculos, los tendones y los ligamentos, quienes sufren desgaste durante la actividad física intensa, lo que hace necesario que quienes la realizan se sometan a sesiones de masaje deportivo.

Antes y después de un entrenamiento o competencia es necesario equilibrar los tejidos y tratar cualquier lesión. Por esta razón, el masaje deportivo forma parte de la rutina de entrenamiento y constituye una terapia física de preparación y mantenimiento.

Además, el masaje deportivo es importante para sobrecompensar y adaptar el cuerpo, es decir, prepararlo para que en el futuro tenga una mayor resistencia.

Mientras que la finalidad del masaje convencional es por lo regular conseguir un estado de relajación, y aunque sin duda es beneficioso para los músculos, el masaje deportivo requiere un profundo conocimiento de la anatomía del cuerpo humano y de cómo se relaciona ésta con la actividad deportiva específica de quien recibe el tratamiento.

Por otro lado, en el masaje deportivo, la manipulación puede ser aplicada con gran fuerza dependiendo de las necesidades.

Algunos tipos de masaje deportivo son:

  • Masaje de calentamiento: se proporciona previo a un entrenamiento o competencia.
  • Masaje de recuperación: se proporciona después de un entrenamiento o competición.
  • Drenaje linfático y retorno venoso: están destinados a desinflamar los tejidos blandos para que el retorno a su estado natural sea más sencillo.

Mediante el masaje deportivo es posible obtener beneficios tanto físicos y fisiológicos como psicológicos.

Veamos los principales beneficios físicos y fisiológicos:

  • Incrementar la circulación sanguínea.
  • Oxigenar los músculos y aliviar la sensación de dolor o agujetas.
  • Estimulación y limpieza dermatológica.
  • Terapia contra ciertas lesiones.
  • Mejora la flexibilidad.

Como beneficios psicológicos podemos citar los siguientes:

  • Relajación o estimulación, dependiendo de las necesidades.
  • Ayuda a incrementar la concentración del deportista.
  • Aromaterapia dependiendo de los aceites, cremas o linimentos utilizados.

Los comentarios están cerrados.