Masaje terapéutico

Se denomina masaje terapéutico al masaje aplicado con fines terapéuticos, para el tratamiento de enfermedades y lesiones, en lugar de perseguir otros fines, como pueden ser psicológicos, anímicos, estéticos, fisiológicos, preventivos o deportivos. Dado que el masaje terapéutico pretende la recuperación y el mantenimiento de la salud, debe ser realizado por fisioterapeutas.

Masaje terapeutico

Qué es el masaje terapéutico

El masaje terapéutico es el que se proporciona con la finalidad de tratar lesiones y enfermedades y forma parte de la fisioterapia, por lo cual debe ser aplicado únicamente por personal cualificado.

Desde la Edad Antigua el ser humano ha hecho uso del masaje con fines curativos y estéticos. Se sabe por ejemplo que en el antiguo Egipto se les proporcionaba masaje a los heridos de guerra a fin de mitigar el dolor, y que en las culturas mediterráneas era un hábito el dar masaje antes y después de una actividad física vigorosa.

Hoy en día el masaje terapéutico es prescrito por los médicos en todo el mundo para solucionar diversos tipos de afecciones en sus pacientes. Algunos problemas que son usualmente tratados mediante el masaje terapéutico son:

  • Problemas y lesiones leves en el aparato locomotor (huesos, músculos, tendones y cápsulas sinoviales).
  • Tratamiento de afecciones como la artritis, dolor muscular y reuma.
  • Problemas del aparato circulatorio y del sistema linfático.
  • Problemas del sistema nervioso.
  • Movilidad reducida.
  • Dolor.
  • Falta de sensibilidad en zonas específicas.

Para brindar masaje terapéutico es necesario contar con un vasto conocimiento de la anatomía y fisiología humanas.

También es importante destacar que el masaje puede estar contraindicado en ciertas circunstancias, que deben ser conocidas por el terapeuta para saber en qué momento el masaje puede resultar más dañino que beneficioso.

Algunas de las contraindicaciones para recibir un masaje terapéutico son:

  • Enfermedades de la piel y quemaduras.
  • Enfermedades vasculares e inflamación de los ganglios.
  • Trombosis y embolia arterial.
  • Venas varicosas.
  • Hemorragias, hematomas y heridas no sanadas.
  • Derrames de líquido sinovial.
  • Desgarros.
  • Cirugías recientes.

Por todo lo anterior, el fisioterapeuta debe estar en contacto con el médico y recibir las indicaciones de éste.

Incluso en algunos países, entre los que se encuentra España, existen regulaciones oficiales respecto al masaje terapéutico, por lo que el personal que lo proporciona debe contar con las acreditaciones necesarias y debe ser aplicado bajo prescripción médica.

Los comentarios están cerrados.