Estiramientos

El estiramiento o stretching, es una actividad física que consiste en la práctica de ejercicios suaves y mantenidos para aumentar el rango de movimiento en las articulaciones y preparar así los músculos para el esfuerzo. Los estiramientos aumentan el rango articular y la flexibilidad, disminuyen el ácido láctico, evitan lesiones y mejoran la coordinación.

Estiramientos

Qué son los estiramientos

El estiramiento o stretching es un tipo de ejercicio físico dirigido a un músculo, tendón o grupo de músculos y que consiste en alargarlos hasta un punto más allá del alcanzado en estado de reposo.

Los estiramientos se efectúan con la finalidad de preparar, tanto los músculos como las articulaciones, para una mayor flexibilidad y rango de movimientos.

La forma más natural y básica de estiramiento es instintiva y se da tanto en el ser humano como en algunos animales. Puede ir acompañada de un bostezo o gemido y es frecuente al levantarse, al salir de algún espacio reducido o después de largos períodos de inactividad.

Entre los beneficios que aporta el estiramiento o stretching podemos mencionar:

  • Incremento del rango de acción de las articulaciones.
  • La flexibilidad muscular aumenta evitando el endurecimiento muscular.
  • Disminuye la cantidad de ácido láctico que se acumula en los músculos y que puede causar endurecimiento.
  • Previene contra lesiones musculares durante la práctica deportiva.
  • Favorece al ritmo cardiaco.

Los beneficios del estiramiento se aprecian mejor en personas que lo practican metódicamente que quienes lo hacen ocasionalmente.

Los estiramientos son recomendables tanto antes como después del ejercicio físico. Antes del ejercicio prepara al músculo y lo pone en forma para el trabajo a realizar durante el entrenamiento, y después ayuda a su relajación para evitar endurecimientos.

Se debe ser cuidadoso, ya que un estiramiento mal practicado puede acarrear graves consecuencias como desgarres o contracturas. Es frecuente que por las prisas no se conceda al estiramiento el tiempo requerido.

Durante el ejercicio, el organismo libera ácido láctico en los músculos. Al cristalizarse endurece las fibras musculares y es por ello que no se debe dejar de lado la sesión de estiramiento posterior al ejercicio.

Según la zona muscular a estirar, el estiramiento debe ser continuo con una duración de entre 15 y 30 segundos, incrementando poco a tensión y nunca en forma de rebotes o repeticiones. Es muy importante hacerlo por ambos lados con la misma intensidad.

El estiramiento no debe doler. Si se siente dolor significa que se ha estirado de más.

Los comentarios están cerrados.