Colchón de masaje

Un colchón de masaje, también llamado colchón masajeador o colchoneta de masaje, es un aparato eléctrico que permite simular las técnicas de los terapeutas del masaje, de tal manera que sirve para aplicar masajes en la espalda, cuello, zona lumbar, brazos y piernas. Dado que usualmente los colchones masajeadores suelen ser portátiles, el usuario puede llevarlos consigo y utilizarlos en cualquier parte y momento.

Colchon de masaje

Características de los colchones de masaje

Los colchones de masaje permiten relajarse y disfrutar de un completo masaje en brazos, piernas y espalda en cualquier lugar y momento, ya que son plegables y fáciles de guardar y transportar. Sin duda, la sensación de bienestar que aportan ayuda a equilibrar el cuerpo y el espíritu.

Generalmente disponen de varios modos de masaje, como masaje Shiatsu, masaje rolling, masaje por vibración o masaje punto por punto. Por ello, permiten a personas de todas las edades eliminar el estrés acumulado durante todo el día de una forma rápida y saludable.

Suelen disponer además de 5 zonas de masaje para cuello, piernas, brazos, zona lumbar y dorsal, además de terapia de calor que aportará una sensación calmante y relajante, alcanzando una temperatura máxima aproximada en torno a 45/50°C. El usuario sólo tiene que elegir el modo, la zona y la intensidad para poder disfrutar de la sensación relajante de un auténtico masaje.

Comúnmente los colchones masajeadores suelen ser portátiles y con asas de agarre para transportarlos fácilmente, y gracias el hecho de que suelen ser plegables ocupan muy poco espacio. Además, son fáciles de montar y en unos minutos están listos para su uso.

El colchón masajeador cuenta con varios motores de vibración, generalmente entre 5 y 10, para proporcionar masajes vibratorios.

Suelen funcionar conectados a la red eléctrica, por lo que el usuario puede llevarlos consigo y utilizarlos en cualquier lugar y momento. Pueden utilizarse perfectamente tanto en el propio domicilio como en los viajes de vacaciones o de negocios.

Para controlar todas sus funciones generalmente incorporan un práctico mando de control, que permite seleccionar el masaje a aplicar, la zona a tratar y la intensidad.

Los colchones de masaje permiten descansar, alivian molestias musculares, liberan del estrés y mejoran la circulación mediante un masaje localizado en el área que el cuerpo necesite.

Gracias al suave masaje vibratorio y el sistema de calor por infrarrojos, las contracturas, dolores y tensiones musculares desaparecen y se reactiva todo el cuerpo. Las vibraciones pueden adaptarse según la zona y necesidades de cada usuario.

Los masajes aplicados por los colchones de masaje pueden mejorar muchos aspectos de la salud, ya que mejoran la circulación sanguínea, tonifican la piel, favorecen la dilatación de los vasos sanguíneos, se elimina el efecto de piernas cansadas, se elimina grasa, la piel de naranja e incluso la celulitis, ya que activan el metabolismo y con un mayor transporte de oxígeno las sensaciones de dolor desaparecen.

Los colchones de masaje pueden evitar con su uso diversos problemas, como dolencias de espalda, riñones, contracturas, problemas de riego sanguíneo o enfermedades de los discos intervertebrales, así como alteraciones de estrés o del sueño.

Como vemos, son numerosos los efectos beneficiosos de las colchonetas de masaje, ya que relajan los músculos, eliminan el estrés, mejoran la circulación de la sangre, alivian los dolores musculares y eliminan la fatiga.

Por otra parte, no se recomienda el uso de colchón masajeador para dormir y tampoco en sesiones superiores a 20 minutos. En el caso de mujeres embarazadas, personas con marcapasos, que hayan sufrido trombosis o que padecen dolores por causa desconocida, se recomienda consultar previamente al médico.

Los comentarios están cerrados.