Ropa de aventura

La ropa de aventura es una clase de ropa de deporte especialmente desarrollada para la práctica de actividades de aventura, las cuales exigen un buen equipo para practicarlas con la debida seguridad. Comprar ropa de aventura de calidad es una excelente inversión, puesto que proporciona confort, es funcional, aporta seguridad, posibilita alcanzar un rendimiento idóneo y protege de los rigores del tiempo.

Ropa de aventura

Características de la ropa de aventura

Las actividades de aventura o deportes de aventura son actividades deportivas recreativas que implican actividad física en el medio natural. Los deportes de aventura, que generalmente se realizan en equipo, ponen al deportista en contacto con la naturaleza con el objetivo de superarse a uno mismo para conseguir una meta o superar un reto, por encima de cualquier resultado.

Las actividades de aventura exigen conocimientos técnicos de las disciplinas que se practican, buena preparación física y psicológica, buena resistencia general, habilidades sociales para trabajar en equipo, saber orientarse y saber moverse en la naturaleza.

Igualmente, la práctica de deportes de aventura precisa disponer del equipo necesario, que es de muy diverso tipo en lo referente a material técnico y ropa por la variedad de modalidades que se incluyen, como running, mountain bike, escalada, kayak, natación, esquí, hípica o patinaje. Para cada especialidad deberá llevarse calzado y ropa adecuada, así como protecciones y material técnico si es necesario.

Dado que los deportes de aventura se desarrollan en la naturaleza, la ropa de aventura es muy similar a la que se utiliza en otras actividades al aire libre como el montañismo, el senderismo, el excursionismo o el trekking, e incluye elementos como los siguientes:

  • Calzado: dependiendo del tipo de aventura que se realice y el tipo de clima en el que se encuentre, se utilizan botas o zapatillas. Si se utilizan botas, éstas deben ser livianas, adherentes y a la vez proveer estabilidad, en terrenos inestables y confort. Si se utilizan zapatillas, deben ser estables y robustas, con suela adherente, siendo muy recomendables las zapatillas que se emplean en carreras de montaña (trail running).
  • Camisetas: las camisetas, en función del clima en el que se encuentre, pueden ser de manga larga o corta, siendo recomendable escoger tejidos técnicos de secado rápido. Deben ser prendas cómodas, transpirables y que permitan una gran amplitud de movimientos.
  • Pantalones: para actividades de aventura, al igual que para senderismo o escalada, conviene pantalones de material liviano, resistente a la abrasión, duradero, que permita respirar al cuerpo, que seque rápido y que permita la fácil movilidad del deportista. Existen tejidos bielásticos que dan un excelente resultado. También es recomendable que cuente con bolsillos amplios, para poder tener a mano elementos de uso habitual.
  • Chaquetas impermeables: se deben utilizar chaquetas impermeables para protegerse de la lluvia, en caso de que la aventura se esté realizando en climas fríos, lluviosos o en una montaña. Además de proveer completa protección contra el agua, los elementos y el viento, la chaqueta debe ser transpirable, a fin de evitar la molesta condensación del sudor. La chaqueta debe permitir amplia libertad de movimientos al deportista, siendo recomendable también que tenga varios bolsillos para poder tener las cosas que se necesiten a mano.
  • Sombrero: si se está en clima cálido o hay sol, es básico usar un sombrero o gorra para protegerse contra los rayos solares. Lo ideal para la aventura son sombreros hechos de una tela flexible de manera que se puedan meter en un bolsillo. En zonas frías es esencial contar con un gorro que proteja del frío.
  • Guantes: los guantes son básicos en los deportes de aventura, de diferentes materiales y características en función de las condiciones climáticas.
  • Pañuelo: un pañuelo, bandana o cinta tubular resulta siempre muy útil y polivalente, ya que permite múltiples usos, como proteger de los elementos en sustitución del gorro o gorra, recoger frutas, inmovilizar un miembro lesionado, sujetar el pelo o tapar una herida.
  • Gafas y protector para el sol: en actividades al aire libre es básico protegerse del sol con gafas con filtro UV, protector labial y crema para la piel con protector solar.
  • Actividades acuáticas: para las actividades que impliquen contacto con el agua se debe llevar ropa apropiada, como neopreno, prendas de material impermeable y escarpines o calzado de agua similar, así como un contenedor estanco para llevar ropa seca.