Webcomic

Un webcómic, también llamado cómic online, es un cómic publicado en un sitio web. A veces puede tratarse de un blog en formato cómic. Aunque muchos se publican exclusivamente en la web, otros también se publican en papel, en revistas, periódicos o libros. Los webcómics abarcan muchos géneros, estilos y temas, desde cómics tradicionales y novelas gráficas hasta cómics de vanguardia. La principal diferencia entre los webcómics y los cómics impresos es que con los webcómics los artistas puede evitar las restricciones de las editoriales tradicionales.

Webcomic

Características de los webcómic

Un webcómic, cómic online o historieta web, es una historieta gráfica cuya lectura se hace a través de un sitio web. Muchas de estas historietas web están diseñada para los usuarios de Internet, ya que únicamente son publicadas en Internet, mientras que otras se publican en la web y en papel.

Los webcómics en cierto modo son una variación del eComic, ya que se trata de historietas que son convertidas a un formato digital, pero concebidas específicamente para ser leídas a través de una página web, en un ordenador o en cualquier otro dispositivo compatible y que tenga acceso a Internet.

Puesto que cualquier persona con una conexión a Internet puede publicar su propio webcómic, existen una gran variedad de ellos, variando ampliamente los niveles de audiencia, desde aquellos que únicamente son leídos por los amigos y la familia inmediatos del autor, hasta otros con audiencias más de un millón de lectores. Los webcómics abarcan también muchos géneros, estilos y temas, desde cómics tradicionales y novelas gráficas hasta cómics de vanguardia. A veces asumen el papel de un blog de cómic.

Aunque en la actualidad muchos webcómics se crean directamente en un formato digital, recurriendo a herramientas como la tableta gráfica, los escáner siguen siendo la herramienta más usada para convertir un cómic impreso a formato digital, para obtener así una historieta digital.

Algunos webcómics pueden presentar algunos extras, imposibles de tener en una historieta convencional, como algunos sonidos o animaciones flash, eso sí, sin abandonar la esencia de la historieta, donde es el lector el que controla la velocidad de lectura. Si la velocidad de lectura la controla el usuario y se puede parar a leer la página, se considera un cómic, mientras que si avanza automáticamente dejaría de ser un cómic y sería una animación.

Puesto que con los webcómics se pueden evitar las restricciones de los periódicos o revistas tradicionales, los artistas y escritores pueden aprovechar las capacidades únicas de la web. Por ello, hay varias diferencias importantes entre los webcómics y los cómics impresos.

En lo referente al estilo, la libertad que ofrecen los webcómics permite a los artistas trabajar en estilos no tradicionales. Sin embargo, también es común que los artistas usen estilos y diseños tradicionales, similares a los publicados en periódicos o cómics impresos.

En cuanto al contenido, puesto que los webcómics se publican de forma independiente no están sujetos a las restricciones de contenido de las editoriales, y aprovechando el hecho de que la censura de Internet es prácticamente inexistente en numerosos países, disfrutan así de una libertad artística similar a la de los cómics underground y alternativos.

Por lo que respecta al formato, los webcómics vienen en una gran variedad de formatos. Aunque tradicionalmente el formato más popular para los webcómics han sido las tiras cómicas, generalmente compuestas por tres o cuatro paneles, otros webcómics utilizan el formato página como los cómics tradicionales y las novelas gráficas, a veces con la esperanza de ser posteriormente publicados en papel. De hecho, algunos webcómics han sido publicados en las páginas de periódicos o revistas.

Aunque muchos artistas del webcómic ponen sus obras online sin la intención de obtener beneficios económicos directamente de ellas, a menudo lo hacen con el fin de obtener reconocimiento sobre sus habilidades. Muchos artistas comienzan a crear un webcómic con la intención de convertirse en profesionales.

Para algunos caricaturistas el webcómic es visto como un posible camino hacia la publicación en periódicos y revistas, mientras que otros consideran que publicar en la web es mucho más lucrativo y libre que trabajar para una editorial. Muchos creadores de webcómics hacen uso de publicidad online en sus sitios web, venden merchandising basado en su trabajo (tal como camisetas y juguetes), venden versiones impresas o compilaciones de sus webcómics, o utilizan como una fuente importante de ingresos el crowdfunding.

Muchos caricaturistas serializan el contenido de sus cómics y los publican como webcómic para llegar a un público más amplio. A menudo, el webcómic se publica posteriormente en papel.

Los comentarios están cerrados.