Molinillos de café

Un molinillo de café o molino de café es un dispositivo cuya principal función es moler los granos de café, preferiblemente justo antes de la preparación, de modo que conserve su aroma y sabor. Si una vez molido el café no se consume inmediatamente, se recomienda guardarlo en un recipiente hermético, seco, oscuro y fresco, a fin de conservar al máximo su aroma.

Molinillos de cafe

Qué es un molinillo de café

El molinillo de café o molino de café es una herramienta de cocina utilizada para moler el café en grano.

Su funcionamiento es sencillo y consiste en una palanca en la parte superior que al moverla hace girar el sistema de engranajes del interior. Al caer los granos enteros de café previamente colocados en un depósito superior, son triturados hasta ser pulverizados. El resultado se acumula en una cavidad inferior y está listo para ser preparado.

La creación del molinillo de café fue necesaria debido a que la bebida preparada con café recién molido tiene mejor sabor y aroma que cuando se muele con anterioridad.

En un principio se utilizaron morteros y luego se fueron adaptando los molinos para especias hasta obtener el molinillo de café manual, que entre los siglos XVI y XVII eran verdaderas joyas con incrustaciones de piedras preciosas. Posteriormente se fueron industrializando para hacerlos ya de consumo popular y se hicieron con una base que podía ser fijada a una mesa.

Con el paso del tiempo han seguido evolucionando, ya que no se ha encontrado proceso ni sustituto para el café recién tostado. Esto ha conducido a mejorar la eficiencia del molinillo de café hasta llegar a los modelos eléctricos actuales. Estos cuentan con varias velocidades, por lo que se pueden triturar granos a diferentes tamaños según el tipo de cafetera que se va a usar.

Algunas recomendaciones para el uso del molinillo de café que dan los expertos es que no se debe moler ninguna otra cosa, ya que podría haber mezcla de sabores. En todo caso se sugiere adquirir un aparato extra para ese fin.

Se recomienda también accionar el aparato en varios períodos cortos en lugar de uno largo, para evitar el sobrecalentamiento de los granos.

Una vez molido el café hay que consumirlo de inmediato para que no pierda aroma y sabor, o bien guardarlo en un recipiente hermético y en lugar oscuro, fresco y seco, para consumirse lo más pronto posible.

El molinillo de café se limpia únicamente en seco a menos que en las instrucciones se indique otra cosa.

Los comentarios están cerrados.