Portabilidad móvil

La portabilidad móvil permite a los usuarios de telefonía móvil conservar su número de teléfono móvil al cambiar de un operador a otro. La fuerte competencia entre los operadores de telefonía móvil ha disparado la portabilidad móvil, aunque un 40% de las solicitudes de portabilidad se cancelan antes de realizarse, debido a que las operadoras hacen buenas contraofertas, y también a que muchos usuarios hacen amago de portabilidad para obtener de su operadora una mejora de las condiciones o un nuevo terminal.

Portabilidad movil

Qué es la portabilidad móvil

La portabilidad móvil, en inglés MNP (Mobile Number Portability) o WNP (Wireless Number Portability), puede definirse como el proceso que permite a un cliente darse de baja en su operador (donante) y simultáneamente solicitar el alta con otro operador (receptor), conservando su número de teléfono móvil. En la portabilidad móvil se produce un cambio de compañía sin perder el número de teléfono.

El proceso de portabilidad móvil consiste en realizar una petición al operador receptor, quien, una vez aceptada nuestra solicitud, comunica la petición al operador donante. Este proceso tiene unos plazos máximos asignados, en los que tanto el operador donante como el operador receptor pueden cancelar la operación por diferentes motivos, por ejemplo por haber cambiado de opinión el usuario.

En la telefonía móvil, el proceso administrativo de la portabilidad se encuentra centralizado, de tal manera que una Entidad de Referencia actúa como intermediario entre los operadores y mantiene una base de datos continuamente actualizada con los números portados.

La portabilidad móvil es un derecho del usuario, para que pueda darse de baja de su compañía en cualquier momento conservando su número. Los operadores deben tramitar las portabilidades, pero hay que tener en cuanta que una operadora puede negarse a recibir a un cliente. Por otra parte, las operadoras no pueden denegar una portabilidad porque haya facturas sin pagar.

Cuando un usuario de telefonía móvil solicita una portabilidad a otra compañía, su operador se suele poner en contacto con su cliente rápidamente para realizar una contraoferta, consiguiendo en un elevado porcentaje de casos retener al cliente, tras mejorar su oferta de servicios, condiciones y tarifas. Esto hace que en muchos casos el objetivo de la solicitud de portabilidad sea conseguir mejores condiciones del operador actual, proceso que se denomina “amago de portabilidad móvil”.

Veamos algunas cuestiones importantes que conviene saber antes de hacer una portabilidad móvil.

  • Plazo: El proceso de la portabilidad móvil ha de durar como máximo 5 días laborables, en los cuales las operadoras proceden al intercambio de datos, aunque es un plazo mayorista, por lo que puede alargarse hasta una semana o 10 días. Se pretende acortar este plazo a 1 día.
  • Solicitud: Para solicitar una portabilidad móvil el cliente debe dirigirse a la operadora receptora y solicitar el alta con portabilidad de número. La operadora receptora enviará la solicitud a la operadora donante y se encargará de todos los trámites.
  • Cancelación: El cliente puede cancelar su solicitud de portabilidad móvil hasta un día y medio antes del momento en que se hace efectiva la portabilidad, día comunicado previamente por la operadora. También las operadoras pueden cancelar la portabilidad en determinadas circunstancias.
  • Estado de la portabilidad: El cliente puede consultar el estado de la portabilidad móvil en la web de la CMT (Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones). Introduciendo el número de móvil informará sobre el estado de la portabilidad y a qué operadora pertenece.
  • Permanencia: Las operadoras suelen aplicar cláusulas de permanencia, que pueden estar asociadas tanto a la línea de móvil (tarjeta SIM) como al terminal (teléfono móvil subvencionado). Si el usuario quiere realizar la portabilidad móvil antes de que termine el período de permanencia, deberá pagar una penalización proporcional al tiempo que queda para finalizar la permanencia.
  • Reclamaciones: Si la portabilidad móvil dura demasiado, no se respetan los plazos o surgen problemas, el usuario puede reclamar y solicitar compensaciones en el servicio de atención al cliente. Si no recibe respuesta o ésta no es satisfactoria, puede plantear un arbitraje de consumo o acudir al SETSI (Secretaría de Estado de Telecomunicaciones), que resolverá en seis meses, pudiéndose recurrir en vía contencioso-administrativa.
  • Denegar una portabilidad: Las operadoras donantes no pueden denegar una portabilidad móvil porque haya facturas impagadas, pero sí en otros supuestos, como solicitud de portabilidad con datos erróneos, existencia de una solicitud previa de portabilidad, tarjeta SIM denunciada por robo o pérdida, tarjeta SIM múltiple o contrato multilínea, o imposibilidad técnica.
  • Coste: En muchos países la portabilidad móvil es gratuita para el usuario, aunque en otros las operadoras sí cobran a los usuarios por portarse.

Los comentarios están cerrados.