Telefonía por satélite

La telefonía por satélite es una tecnología de radiotelefonía móvil que proporciona, en general, una funcionalidad similar a la de un teléfono móvil terrestre, con servicios de voz, SMS y conexión a Internet de banda ancha, con la diferencia de que el teléfono móvil se conecta a satélites en órbita en lugar de a antenas celulares terrestres. Los teléfonos satelitales o satphone, son terminales similares en tamaño a un teléfono móvil convencional, pero usualmente van equipados con una antena retráctil grande.

Telefonia por satelite

Qué es la telefonía por satélite

La telefonía por satélite, también llamada telefonía satelital, consiste en un tipo de telefonía móvil que se conecta a satélites en órbita en lugar de conectarse a células terrestres. Proporciona una funcionalidad equivalente a los teléfonos móviles convencionales, siendo la mayoría de los sistemas compatibles con servicios de voz, mensajes de texto SMS y acceso a Internet de banda ancha. Dependiendo de la arquitectura de cada red de satélites en particular, la cobertura puede abarcar toda la Tierra o sólo regiones específicas.

Las llamadas telefónicas a terminales satelitales se pueden realizar desde terminales de telefonía fija y celulares convencionales, aunque los precios de las llamadas son a menudo más altos que las llamadas normales. El acceso a Internet por satélite también es totalmente interoperable con la Internet terrestre tradicional y móvil y puede acceder a los mismos servicios, aunque el costo suele ser mucho mayor y la latencia de los satélites puede afectar a algunos servicios interactivos.

La telefonía por satélite se da gracias a un tipo de teléfono móvil, denominado teléfono satelital o satphone, que se conecta de manera directa a un satélite de telecomunicaciones, de esta forma las ondas electromagnéticas se trasmiten a través de satélites ubicados en la orbita terrestre.

El tamaño y el peso de los primeros teléfonos satelitales eran similares al de los móviles de la década de finales de los 80 o principios de los 90, pero con una antena plegable que se debía extender antes de iniciar una llamada. Los teléfonos satelitales más recientes son similares en tamaño a un teléfono móvil convencional, incluso algunos modelos no tienen diferencia alguna distinguible de un teléfono inteligente ordinario. Algunos teléfonos tienen conectores para antenas externas que pueden instalarse en vehículos y edificios.

Las instalaciones fijas de telefonía por satélite, tal como la que se utiliza a bordo de un buque o embarcaciones de recreo, pueden incluir una antena parabólica orientable montada en bastidor que rastrea automáticamente los satélites aéreos.

Igual que la telefonía móvil convencional, la telefonía satelital es ofrecida por empresas especializadas que la respaldan y se encargan de distribuir los servicios, así como de garantizar la calidad de los mismos.

El primer teléfono satelital con unas dimensiones similares a un teléfono celular móvil fue el Iridium 9500, el nombre proviene de una constelación de 66 satélites de comunicación que giran alrededor de la Tierra. El sistema Iridium es el más extendido en el mercado ya que cuenta con 150 mil suscriptores, provee de comunicación móvil satelital de voz y datos, siendo su cobertura global, es decir cubre todo el planeta, incluyendo océanos, espacio aéreo y regiones polares. Otras redes con cobertura global son Inmarsat y Globalstar, y con cobertura regional Thuraya y Terrestar.

Los teléfonos satelitales están diseñados específicamente para una red en particular y no se pueden cambiar a otras redes. El precio de los teléfonos satelitales son bastante caros, aunque a veces son subvencionados por el proveedor si se firma un contrato de suscripción. Dado que la mayoría de los teléfonos satelitales se construyen bajo licencia o su fabricación se contrata a OEM, los operadores tienen una gran influencia sobre el precio de venta. Además, las redes satelitales funcionan bajo protocolos patentados, lo que dificulta que los fabricantes puedan desarrollar teléfonos de forma independiente.

En cuanto a los beneficios, los teléfonos satelitales son útiles en lugares montañosos, en lugares lejanos y donde la comunicación es limitada o inexistente, en vuelos interoceánicos y en lugares aislados donde se carece de cobertura para la telefonía fija o móvil convencional o donde las infraestructuras de comunicaciones convencionales han sufrido daños.

Este tipo de comunicación resulta de gran utilidad en casos de desastres naturales o situaciones de emergencia, donde la comunicación es limitada, en las que a través de un teléfono satelital se puede realizar el aviso a otros medios del desastre o emergencia ocurrida.

La mayoría de las redes de telefonía móvil convencional operan cerca de su capacidad máxima en tiempos normales, y los grandes volúmenes de llamadas causados ​​por emergencias a menudo sobrecargan los sistemas cuando más se necesitan. Además, las antenas y redes de células terrestres pueden ser dañadas por desastres naturales. La telefonía por satélite puede evitar este problema y ser útil para comunicarse e informar sobre eventos en zonas de desastres naturales, en guerra o emergencia.

Los comentarios están cerrados.