Recomendaciones para proteger una red inalámbrica Wi-Fi

Las redes domésticas inalámbricas Wi-Fi pueden incluir una amplia variedad de aparatos, desde computadoras y smartphones hasta cámaras IP, tabletas, televisiones inteligentes y otros aparatos conectados. Cualquier persona que se encuentre dentro del rango de cobertura puede acceder a su red si no toma precauciones, lo que significa que debe proteger su red inalámbrica Wi-Fi para evitar que una persona no autorizada o un pirata informático acceda a la información almacenada en su aparato o utilice su red para cometer un delito.

Recomendaciones para proteger una red inalambrica Wi-Fi

Consejos de seguridad para proteger una red inalámbrica Wi-Fi

Disponer de conexión a Internet y acceder por red inalámbrica Wi-Fi sin cables es fácil y práctico, pero a la vez puede ser algo arriesgado, ya que la seguridad se puede ver comprometida si no se toman las medidas de protección adecuadas. Conectarse a una red Wi-Fi es fácil, el usuario tan solo debe conectarse a un punto de acceso a Internet, es decir, a un router inalámbrico que provee la señal, que a su vez está conectado a un cablemódem o un cable ADSL.

Cualquier aparato o persona que se encuentre dentro del rango de emisión del enrutador puede captar la señal que emite y usar dicha red para acceder a Internet, a menos que el propietario tome ciertas precauciones. Desde este punto se inicia la inseguridad, así que se debe tomar en cuenta las siguientes recomendaciones.

Es conveniente cambiar la contraseña predeterminada del router o punto de acceso suministrado por nuestro proveedor. Para la configuración de estos equipos, disponen de una interfaz web donde el usuario tiene acceso para mirar la dirección local de red con la información de la cuenta, sin embargo esta información tienen datos predeterminados, por esta razón es fácil que una persona experta en el tema pueda conocer y acceder a un router ajeno. Por ello es necesario cambiar inmediatamente la contraseña, se debe colocar una nueva que sea extensa y difícil de descifrar. También se recomienda cambiar el nombre de la red inalámbrica o SSID (Service Set Identifier) o incluso ocultarlo desactivando su difusión, de tal modo que al usuario no le aparecerá como una red en uso.

Respecto al uso de codificación, la forma más efectiva de proteger una red contra los intrusos es usar codificación, pues ésta encripta la información que se envía por Internet convirtiéndola en un código ilegible para que los expertos en robar esta información no puedan acceder a los datos.

Existen dos tipos de codificación disponibles: la codificación WPA (Wi-Fi Protected Access, Acceso protegido para Wi-Fi) y la codificación WEP (Wired Equivalent Privacy, Privacidad equivalente a cableado). La computadora, el enrutador y los demás componentes deben usar la misma codificación. WPA2 es la codificación más eficaz, ya que ofrece una mayor protección contra la mayoría de los hackers. Si el enrutador es antiguos y sólo usa el sistema de codificación WEP, que probablemente no ofrezca suficiente protección contra el malware, sería conveniente comprar un nuevo enrutador con capacidad WPA2.

En muchas ocasiones es recomendable limitar el acceso a la red Wi-Fi mediante un filtro de MAC (Media Access Control). La interfaz de red de cada dispositivo electrónico cuenta con una dirección MAC por hardware, que puede utilizarse mediante el filtro de que disponen los enrutadores inalámbricos que solo habilita el acceso a la red a aquellos aparatos con una MAC determinada. Debe tenerse en cuenta que este sistema tampoco es infalible, ya que los piratas informáticos pueden falsificar la dirección MAC.

Conviene desactivar en el router las funciones de «Administración remota», así como cerrar sesión en la cuenta de administrador una vez que se haya configurado el enrutador, para disminuir los riesgos.

También es conveniente apagar el Wi-Fi mientras no se utilice por un largo tiempo. Si el usuario sale de viaje o por la noche, es recomendable apagar el router, ya que de esta forma se evita el acceso, pues los hackers no podrán hacer nada si el router está apagado. Sin red inalámbrica no hay ataque Wi-Fi.

Para proteger la red inalámbrica Wi-Fi, no sólo se tienen que tomar medidas de seguridad para el enrutador, también se debe proteger la computadora usando un software antivirus y anti-espía, y también un firewall. Se deben aplicar las prácticas básicas de seguridad para computadoras, y así obtener más seguridad en la red inalámbrica.