Recomendaciones sobre redes sociales para niños

Hoy en día, los niños y adolescentes realizan numerosas actividades en Internet, ya que se socializan a través de sitios de redes sociales, foros o chats, por lo que es importante que aprendan a utilizar estas herramientas de manera segura para minimizar los riesgos. Socializar a través de las redes sociales puede acarrear numerosos peligros para los niños, tales como compartir demasiada información, publicar cosas que puedan molestar o herir los sentimientos de otra persona, o mantener conversaciones inapropiadas con extraños.

Recomendaciones sobre redes sociales para ninos

Consejos sobre redes sociales para niños

Muchos niños y jóvenes están en la moda de usar redes sociales, salas de chats o foros donde se pueden enviar y compartir archivos e información muy confidencial. Por ello los padres de familia deben darles advertencias e informarles acerca del peligro de compartir demasiados datos.

La mejor manera de proteger a los niños en Internet es que sus padres y educadores hablen con ellos desde pequeños y con frecuencia, ya que por lo general, cuando los niños buscan información importante, la mayoría confía en sus padres.

Un aspecto esencial que deben saber los niños respecto a las redes sociales, es que sus acciones en Internet tienen consecuencias, dentro y fuera de Internet. Muchas imágenes y palabras tienen significados e interpretaciones que pueden no ser las ideales para usarlas en las redes sociales, pueden afectar a amigos, conocidos y extraños, y pueden traer consecuencias graves también en la vida real fuera de Internet. Es por ello que los niños no deben publicar cosas que puedan molestar a otras personas.

Es importante enseñar a los niños que lo que se publica en Internet no se puede eliminar. Aunque eliminen la información de un sitio web, probablemente quedará registrada en otros sitios o en computadoras de otras personas que pueden ponerla nuevamente en circulación. Esto puede ser de gran importancia, ya que los encargados de admisiones de las universidades, los entrenadores deportivos, los profesores, los responsables de personal de las empresas e incluso la policía pueden ver todo lo que el niño publica en Internet, no sólo ahora, también el futuro.

Muchos jóvenes simulan ser otras personas, como por ejemplo un maestro, un compañero de clase o un personaje inventado, en el momento que entran en una red social, de tal modo que cambian su vocabulario, escriben frases que no tienen que ver con su verdadera identidad o crean páginas aparentando ser otra persona. Esto puede causar daños a terceros y con ello traer consecuencias que podrían lamentar, por lo que se debe explicar a los niños que no finjan ser otra persona, ya que resulta por completo inapropiado.

Respecto a la información personal, los niños deben aprender a limitar la información que comparten en las redes sociales, ya que compartir cierta información, tal como la dirección, el teléfono o cualquier dato de sus familiares, puede ser peligroso puesto que facilita a los extraños controlar a las personas que fácilmente comparten estos datos.

Mientras los niños están en Internet pueden ver cualquier clase de páginas, incluso con contenido sexual. Se les debe informar de que todavía son demasiado jóvenes para hablar de dicho tema y más si es con desconocidos, podrían correr el riesgo de estar hablando con acosadores y abusadores sexuales.

Por lo que respecta a los buenos modales en las redes sociales, en su casa los padres enseñan a sus hijos una buena educación de cómo tratar a los familiares y amigos, es así como ellos deben hacer lo mismo con las personas con las que se comunican en las redes sociales, deben hacerlo de manera respetuosa y educada. Deben conocer y cumplir ciertas reglas de «netiqueta» de comportamiento general usuales en Internet, como por ejemplo no escribir mensajes de texto en mayúsculas, lo que equivale a gritar.

Por otra parte, los padres deben estar vigilantes respecto a qué hace su hijo en Internet, deben revisar las redes sociales que frecuenta para ver qué tipo de información publica, con quiénes se relaciona o si se está haciendo pasar por otro. Esta misma pregunta se la pueden hacer al niño. Aunque no es fácil, los padres deben estar alertas ante cualquier situación o comportamiento que vean raro en sus hijos.

También es conveniente animarles a que avisen si se sienten amenazados en Internet o se sienten incómodos por alguna persona, ya que puede ser necesario reportar sus inquietudes a la red social o incluso a la policía. Se debe prevenir el ciberbullying en Internet, si les envían mensajes que atenten contra su integridad, de inmediato deben informar a sus padres para detener cualquier acción a futuro que afecte la vida del joven. La mayoría de las redes sociales incluyen herramientas para que los usuarios puedan reportar los comportamientos abusivos, sospechosos o inapropiados.