Silla Sacco

La silla Sacco es un mueble en forma de pera compuesto por un saco de vinilo relleno de bolitas de poliestireno expandido altamente resistentes. La silla Sacco es un asiento anatómico que se adapta a todos los movimientos del cuerpo gracias al relleno de multitud de bolas de poliestireno y a que su diseño no es muy estructurado, de tal manera que el usuario puede sentarse de varias formas para relajarse.

Silla Sacco

Características de la silla Sacco

La silla Sacco es un asiento anatómico que se adapta perfectamente a los movimientos del cuerpo y a todos los tipos de fisonomía, gracias al relleno de bolas de poliestireno expandido altamente resistentes y a que su diseño no es muy estructurado, de tal manera que el usuario puede sentarse de varias formas para relajarse.

Básicamente, la silla Sacco es un mueble en forma de pera compuesto por un saco de vinilo relleno de bolitas de poliestireno. Inicialmente, sus creadores pensaron llenarla de agua o algún otro líquido, pero al resultar demasiado pesada se optó por el poliestireno o materiales similares.

Inicialmente la silla Sacco tenía un reposacabezas anexo, pero finalmente la zona destinada a la cabeza se integró completamente en el asiento, no diferenciándose ninguna parte, ya que no es un componente distinto.

La silla Sacco es un asiento muy anatómico, ya que cuando el usuario se sienta, las bolitas se ajustan al contorno del cuerpo y lo mantienen en una posición de absoluto relax, ya que incluso permite apoyar la cabeza.

La silla Sacco permite tumbarse en casi cualquier posición, a diferencia de los muebles rígidos tradicionales. En el momento de su aparición supuso una auténtica revolución y una nueva forma de plantear el mobiliario, ya que pretendía expresar la creatividad individual a través del diseño.

Frente a la rigidez y los preceptos racionales imperantes, la silla Sacco se enmarca dentro de la corriente denominada antidiseño, que impactó de manera importante en diversos campos del diseño, como la ropa, la decoración y otros. En el caso de los muebles, se adoptaron materiales, colores y texturas que permitían crear ambientes relajados e informales.

La silla Sacco se comenzó a fabricar en 1968 en Milán y actualmente se ha difundido por todo el mundo. Se considera un modelo divertido, innovador, alegre e informal, pero llegó para quedarse y se convirtió en un clásico del diseño, ya que sus características ergonómicas ofrecen gran comodidad. Su creación proporcionó importantes premios internacionales de diseño a sus creadores, ya que con la silla Sacco revolucionaron la idea tradicional de los asientos y sillas.

Su aceptación es tal que existen modelos para niños, jóvenes, adultos y también con capacidad para dos personas, lo que es perfecto para descansar y relajarse en pareja.

La silla Sacco se comercializa en todo tipo de colores y estampados, pero el modelo más exitoso es el de cuero, ya que la piel además de sumamente cómoda es muy duradera, con el cual el objeto gana mucha duración y requiere un menor cuidado. También existe en otros materiales, como lona o vinilo.

La silla Sacco es un mueble y elemento decorativo ideal para habitaciones de niños y jóvenes, así como para espacios modernos como gimnasios, bares, salas de esparcimiento o entretenimiento y otros sitios de relajación, tanto públicos como dentro del hogar.

Los comentarios están cerrados.