Mantenimiento de los sillones relax

Para poder disfrutar de los beneficios de un sillón relax o sillón antiestrés durante largo tiempo, conviene seguir algunos consejos de uso y mantenimiento, como no saltar ni dejarse caer de golpe, no sentarse en el reposapiés, no arrastrarlo al moverlo, limpiar la piel o el tapizado siguiendo las instrucciones del fabricante y no colocarlo cerca de fuentes de calor ni directamente bajo la luz del sol.

Mantenimiento de los sillones relax

Mantenimiento de los sillones relax

Uno de los más grandes placeres después de un arduo día de trabajo es llegar a casa y dejarse caer en un confortable sillón relax.

Quien tiene la suerte de poseer uno de ellos seguramente desea poder disfrutar de sus beneficios por un largo tiempo, para lo cual conviene seguir algunas recomendaciones de uso y mantenimiento:

  • Una de las principales recomendaciones es no saltar ni dejarse caer de golpe sobre el sillón.
  • Para trasladarlo es conveniente levantarlo y nunca arrastrarlo.
  • Para su limpieza se recomienda no usar disolventes que puedan dañar el tapizado y seguir las instrucciones según el tipo de material con el que ha sido tapizado.
  • Antes de utilizar un producto de limpieza, se sugiere hacer una prueba en un área oculta para asegurarse de que el limpiador no lo va a afectar.
  • Si está tapizado en cuero, cosa muy común en la actualidad debido a la belleza, durabilidad y confort que ofrece la piel, conviene seguir minuciosamente las recomendaciones del fabricante y utilizar un producto adecuado para la piel, ya que no todas las pieles responden igual a los diferentes limpiadores.
  • Es importante mantenerlo libre de polvo y suciedad, por lo que de vez en cuando conviene pasar la aspiradora por el sillón y cepillarlo ligeramente con un cepillo o paño suave. Una limpieza regular aumentará la vida del sillón. No deben utilizarse limpiadores abrasivos ni cepillos de metal.
  • No se deben dejar diarios o publicaciones directamente sobre el sillón, ya que las tintas pueden mancharlo.
  • No se debe colocar cerca de fuentes de calor directas, ni de ventanas donde le pueda dar directamente la luz del sol, ya que podría perder el color del tapizado con el tiempo.
  • El mecanismo del sillón debe ser manipulado con cuidado para no pillarse los dedos. No debe tocarse si el sillón está en funcionamiento.
  • Si el sillón es eléctrico se debe desconectar antes de hacer cualquier tipo de mantenimiento.
  • En caso de que el mecanismo necesite lubricación, lo que es aconsejable cada 12 meses aproximadamente, si cuenta con garantía o servicio de mantenimiento de fábrica, lo mejor será solicitarlo.
  • Para ciertas tareas de mantenimiento es necesario contar con la ayuda de otra persona para inclinar el sillón.
  • Al lubricar las partes móviles se recomienda dejar actuar el lubricante por unos 20 o 30 minutos y luego retirar el exceso con toallas absorbentes. Tener cuidado de no manchar la tapicería con el aceite lubricante.
  • Nunca hay que sentarse en el reposapiés o sobre los brazos.
  • Usar una funda para el reposa-cabezas evitará que se manche por la grasa del pelo.
  • Para que los cojines puedan conservar su forma y apariencia, conviene un atusamiento periódico de los respaldos, asientos y cojines de los brazos.

Estos sencillos consejos pueden ser de gran ayuda para prolongar la vida del sillón relax y seguir disfrutando de agradables y relajantes momentos por mucho tiempo.

Los comentarios están cerrados.