Sillones reclinables para niños

Un sillón reclinable para niños es un tipo de sillón relax diseñado para ser utilizado por niños, por lo que se construyen en una escala más pequeña y usualmente no tienen el mecanismo de palanca que tienen muchos sillones reclinables para adultos, sino que funcionan con la presión del cuerpo sobre el respaldo en conjunción con los reposapiés, de tal manera que al tirar del reposapiés y presionar el respaldo el sillón se reclina.

Sillones reclinables para ninos

Características de los sillones reclinables para niños

Un sillón reclinable para niños es una réplica casi exacta de los diseñados para los adultos. Los mismos niños lo pueden abrir, ya que generalmente son manuales y no suelen tener el mecanismo de palanca que tienen muchos sillones reclinables para adultos, sino que funcionan con la presión del cuerpo sobre el respaldo en conjunción con los reposapiés.

De esta manera, al tirar del reposapiés y presionar el respaldo, el sillón se reclina hacia atrás. Dado que los niños suelen ser muy ágiles, probablemente más que los adultos, usualmente no tienen problemas para sentarse, reclinar el sillón y acomodarse cuando está en posición reclinada.

Los sillones reclinables para niños se han vuelto un regalo muy popular en los últimos años, ya que con ellos los pequeños, usualmente de edades de entre 2 a 9 años, se relajan y se sienten como mamá, papá o el abuelo, por lo que sienten que tienen un lugar especial en el salón.

Un sillón reclinable para niños es una buena inversión si se considera que puede ser un excelente aliado para crear en los pequeños el hábito de lectura, que parece haberse perdido por muchos en la actualidad. Las dimensiones y el diseño del sillón permiten a los niños sostener cómodamente un libro para hojearlo y leer sin problemas.

En el caso de niños con problemas de salud, un sillón infantil reclinable es excelente para mantenerlos quietos sin necesidad de reñir con ellos para que permanezcan en la cama. Para niños con capacidades reducidas un sillón reclinable resulta una gran ayuda también, ya que brindan un excelente soporte y el cuerpo se mantiene en una postura cómoda y natural. En el caso de niños con problemas respiratorios también es una excelente ayuda, ya que permite respirar con mayor facilidad por la posición del tórax.

Los sillones reclinables para niños se fabrican en una amplia variedad de modelos y materiales, pero generalmente son muy resistentes, robustos y confiables, con tapizados seleccionados para ser de fácil limpieza. Están diseñados para las proporciones y capacidades de los niños, por lo que les resultan muy cómodos, además de que los pequeños disfrutan enormemente al tener un sillón igual al de papá o mamá.

En términos generales, los sillones reclinables para niños no resultan demasiado costosos y están muy bien construidos, de manera que resultan fáciles de limpiar y pueden durar muchos años.

Respecto al lugar donde se puede colocar, se fabrican en tantos estilos que seguramente se encontrará alguno que sea compatible con la decoración de cualquier habitación del hogar.

Tener en casa un sillón reclinable para los niños evitará tener que llamarles la atención sobre que no suban los pies a los muebles o que no brinquen sobre el sillón de papá. Además previene que vayan a sufrir algún percance tratando de manejar un sillón para adultos.

Los comentarios están cerrados.