Columpio de jardín

Un columpio de jardín, también llamado balancín de jardín, es un asiento colgante que pende mediante unas cadenas de una estructura metálica o de madera, que cuenta con un cómodo banco con respaldo y que tiene capacidad para varias personas. Los columpios de jardín son similares a los columpios utilizados por los niños para su diversión, pero están concebidos para el descanso de los adultos.

Columpio de jardin

Características de los columpios de jardín

Los columpios de jardín son asientos colgantes que penden de una estructura metálica o de madera, mediante unas cadenas. Generalmente cuentan con un cómodo banco con respaldo y tiene capacidad para varias personas.

Así pues, los columpios de jardín son asientos que se colocan en forma colgante, para sentarse, balancearse y mecerse en él, para deleite de sus ocupantes.

Los columpios de jardín son similares a los columpios utilizados por los niños para su diversión, pero están concebidos para el descanso de los adultos.

Actualmente se fabrican columpios de muy diversos tipos, tanto para jardín como para interiores, tanto para adultos como para bebés y niños pequeños.

Los columpios de jardín se fabrican en una gran variedad de estilos, tamaños y materiales, por lo que se adaptan a los diferentes espacios y presupuestos. En términos generales, tanto su instalación como su mantenimiento son muy sencillos.

En cuanto a los materiales, tradicionalmente los columpios se han fabricado en metal y madera, pero en la actualidad existen también de materiales plásticos y resinas de alta resistencia.

Respecto a los estilos, los columpios de jardín se fabrican en diversos diseños, desde el más sencillo y básico hasta algunos que resultan increíbles elementos decorativos. Los más comunes son los que cuentan con un cómodo banco con respaldo y tienen capacidad para varias personas.

No son recomendables los columpios de jardín sin respaldo, ya que por ser un objeto colgante donde la persona no tiene los pies firmes sobre la tierra, existe peligro de caída.

Muchos modelos diseñados para su instalación al aire libre disponen de una sombrilla o parasol integrado en la propia estructura, para proteger a los ocupantes del sol o incluso de la lluvia.

Para los niños pequeños existen columpios que ofrecen dispositivos de seguridad en el asiento, para que los niños incluso sin sujetarse se mantengan en su sitio y así evitar caídas.

Además de los modelos convencionales que traen su propia estructura, existen columpios de jardín diseñados para ser instalados fijos en el porche, anclados permanentemente en el techo del porche. Generalmente se trata de modelos amplios, cuyo asiento es lo suficientemente grande como para acomodar a tres personas.

Otro modelo de columpio menos común es el de canastilla, que consta de dos bancos con respaldo colocadas una frente a la otra permitiendo a varias personas sentarse frente a frente. Así mismo existen modelos individuales y para uso en interiores.

Como vemos, balancearse en un columpio de jardín es un excelente medio para disfrutar de agradables momentos al aire libre, por lo que los columpios representan una buena alternativa al uso de sillas mecedoras, ya que igualmente permiten descansar y relajarse.

Los comentarios están cerrados.