Sillas de oficina de descanso

Las sillas de oficina de descanso son sillas de oficina especialmente diseñadas para favorecer el descanso en el trabajo, lo que proporciona ventajas tanto en la salud y el bienestar de los empleados como en su productividad, ya que mejora su concentración. Algunos de los modelos más conocidos de sillas de oficina de descanso son la silla bola, la silla burbuja, la silla Sacco, la silla Butterfly o la mecedora, entre otras.

Sillas de oficina de descanso

Características de las sillas de oficina de descanso

La característica principal de las sillas de descanso de oficina es la capacidad de descansar, siendo al mismo tiempo un asiento cómodo, funcional y elegante.

Las sillas de oficina de descanso son muy útiles para descansar y relajarse en las pausas del trabajo, ya sea en la oficina o en el propio domicilio. De cara a favorecer la relajación del usuario, las sillas de descanso suelen colocarse en lugares tranquilos, apartados del ruido y el tráfico de personas, generalmente en salas de descanso específicas para tal fin.

Las sillas de oficina de descanso permiten interrumpir brevemente el trabajo para desconectar del entorno laboral, lo que proporciona ventajas substanciales tanto para la salud de los empleados como para su productividad, ya que mejora la concentración del trabajador.

Por ello, aunque adquirir sillas de descanso para la oficina pueda parezca un contrasentido a primera vista, realmente supone un activo o inversión para un negocio, ya que mejoran tanto el bienestar del empleado como su desempeño.

Vamos a describir brevemente algunos de los modelos más conocidos de sillas de oficina de descanso:

  • Silla bola o silla globo: es una silla de estilo modernista futurista, diseñada por Eero Aarnio en 1963. La silla bola es famosa por su forma poco convencional y se considera un clásico de diseño industrial.
  • Silla burbuja: es una silla de estilo modernista futurista, que fue diseñada por Eero Aarnio en 1968. La silla burbuja consta de un armazón de plástico o acero y un almohadón de cuero o poliuretano, y permanece suspendida desde arriba, dando la sensación de flotar.
  • Silla Sacco: es un clásico del diseño italiano de la década de 1960. Se compone de un saco de vinilo relleno de bolitas de poliestireno, por lo que se adapta a todas las posiciones del usuario.
  • BKF (Butterfly): es una silla de estilo moderno que se compone de una estructura de tubo de acero redondo y un asiento de cuero de una pieza. Al sentarse, el peso del cuerpo hace que el usuario adopte distintas posiciones, con la sensación de estar en una hamaca.
  • Mecedora: una mecedora es una silla cuyos pies están unidos a unas láminas inferiores curvadas, de tal manera que permite al usuario balancearse adelante y atrás sin apenas esfuerzo muscular, al cambiar su peso o empujando ligeramente con sus pies.
  • Chaise longue: una chaise longue es un tipo de sofá alargado que permite reposar cómodamente las piernas, pero sin estar completamente acostado. Hoy en día muchos sofás incorporan chaise longue, ya que ayuda a aprovechar mejor el espacio y resultan originales, cómodos, útiles y elegantes.